La tarde desapacible y el chaparrón que caía a la hora de la cita no desanimó a los cientos de cordobeses que se acercaron a la plaza de Capuchinos para manifestar su rechazo al proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo. Entre 200 y 2.000 oscilan los participantes en esta reivindicación, según las fuentes. La organización --que repartió velas-- apuntaba que el mal tiempo había restado asistencia.

Miguel Angel Parra, uno de los portavoces de la plataforma Córdoba por el derecho a la vida , subrayaba que este colectivo lo forman "42 movimientos y asociaciones tanto civiles como religiosos, que no solo incluyen iglesias cristianas, católica y evangélica, sino que también hay musulmanes a título individual". Su objetivo es "aunar voces de todos los que estamos a favor de la vida" y la concentración de ayer no está vinculada a ninguna otra, "aunque en algún pueblo de la provincia de Sevilla nos han dicho que van a organizar actos".

En el que se desarrolló ante el Cristo de los Faroles alternaron la palabra y la música, todo ello dirigido por el periodista Rafael González. El cantautor Nacho Lozano abrió las intervenciones con Color esperanza , el Coro Evangélico de Córdoba interpretó el clásico villancico Adeste fideles , el también cantautor Jesús Cabello interpretó una composición para la ocasión y el coro de San Rafael remató con Noche de paz .

La profesora Pilar Muñoz, el estudiante Santiago Muñoz y el propio Parra se fueron turnando para leer el comunicado, que era interrumpido por gritos de "Sí a la vida" y críticas al Gobierno de Zapatero. Parra insistió en que "no vamos a parar hasta que esta ley recoja las reivindicaciones principales" de la plataforma. Este grupo considera que "el derecho a la vida es el primero de los derechos y que haya políticas de apoyo eficaces para que la mujer pueda terminar felizmente su embarazo". Tampoco están de acuerdo "con las medidas educativas" que no distinguen idearios.

No se eligió el día a bote pronto. "Lo hemos hecho con la carga simbólica que implica el día de los Inocentes, que ahora ha quedado para bromas, pero lo cierto es que detrás hay un fondo trágico y hemos querido poner al día que tras esta ley hay una matanza de inocentes".

La plataforma "no ha pensado todavía" preparar una iniciativa popular pero sí que advierte que "no vamos a dejar de denunciar estos hechos".