El alcalde, Andrés Ocaña, y el primer teniente de alcalde y portavoz del PSOE, Rafael Blanco, pidieron ayer al jefe de la oposición municipal, José Antonio Nieto, que apoye la construcción del centro de congresos, después de que el portavoz del PP haya anunciado que su grupo no respaldará la ejecución de ese equipamiento si no se rebaja la aportación económica que el Ayuntamiento de Córdoba debe aportar para su construcción y si no se garantiza que la financiación y la posterior gestión serán asumidas por un consorcio público. Ocaña afirmó que el porcentaje económico que el Ayuntamiento aportará para el centro de congresos es "bueno", y destacó que se ha hecho un gran esfuerzo para configurar un modelo de financiación, en el que el Consistorio se hará cargo de algo menos del 50% del total. Indicó que "nadie ha planteado en ningún caso que el centro de congresos vaya a ser gestionado en exclusividad por el Ayuntamiento". A este respecto, añadió que siempre se ha hablado de que este equipamiento "tendrán que gestionarlo profesionales y tendrá que externalizarse del Ayuntamiento, porque no hay ningún departamento ni servicio municipal con capacidad, ni con relación para poder gestionar un centro de congresos, que tendrá sustentarse sobre la implicación de todas las administraciones y también de la iniciativa privada".

Por su parte, Blanco afirmó que "no apoyar el centro de congresos es no apostar por la candidatura de Córdoba, que se suma a la falta de apoyo de Nieto a la capitalidad cultural dentro del PP". En este sentido, el portavoz socialista destacó que el centro de congresos está ya en la fase de cierre del proyecto y de su financiación, y "esto provoca el nerviosismo de Nieto, que demuestra su oposición a los proyectos de ciudad, su carácter negativo y su ansia para que los proyectos no salgan adelante