La presidenta de la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados, Carmen Calvo, no descarta ser candidata a la Alcaldía de Córdoba por el PSOE para las próximas elecciones municipales. Calvo dijo ayer que "ningún militante razonable" puede descartarse "ni decir nada". Insistió en que la elección le corresponde a la agrupación local de Córdoba capital y, a su juicio, "hay varios hombres y mujeres que serían unos magníficos candidatos para llegar a ser alcalde de Córdoba", que, en definitiva, es de lo que los socialistas cordobeses tienen "muchas ganas", matizó. La diputada confía en que se elija al mejor candidato, y, según subrayó, "le ayudaremos todos".

Calvo se mostró a disposición de su partido, pues "un militante tiene que hacer el trabajo que le hayan encargado". Comentó que está disfrutando de ser diputada y de desempeñar su labor "en el legislativo" y en la Comisión de Igualdad. Eso sí, dijo que después de terminar su trabajo está dispuesta a volcarse "en otro tipo de actividades" dentro de su condición de diputada.

Carmen Calvo compareció ayer en rueda de prensa para analizar el proyecto de la nueva ley sobre el aborto que el jueves se votará en el Congreso. Insistió en que se trata de una ley que respeta la libertad religiosa y de conciencia y es "perfectamente constitucional". Además, comentó que entiende la postura de rechazo de la Iglesia Católica, pero advierte de que lo que se decida en las Cortes "no puede sustituirse por lo que marque ninguna confesión religiosa". También apostilló que durante el gobierno del PP la Conferencia Episcopal perdió la oportunidad de convertir el aborto en un "delito absoluto", y que, después de 20 años, se ha producido "un debate muy maleado y pervertido".

Calvo explicó que en las sesiones de trabajo de Igualdad se han buscado criterios garantistas para que una mujer decida con arreglo a su conciencia cuál es el mejor momento para su maternidad y que desaparezca el delito del aborto, pues --según indicó-- cada viernes se indulta a una mujer para que no vaya a la cárcel por abortar. Además, dijo que en España se producen 100.000 abortos y unos 5.000 son de chicas de 16 años.