El Grupo SOS solicitará permiso a la autoridad laboral para presentar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal sobre toda su plantilla en España que le permita cumplir su plan de negocio y asegurar su viabilidad, lo que implicará el paro de todos sus centros de trabajo en el país por hasta seis meses y dentro de los 12 meses siguientes a la fecha de autorización del ERE. Así lo comunicó ayer la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), aclarando que los paros se realizarían por semanas completas y el proceso no acarreará pérdida de empleos.

La compañía cuenta con plantas de Córdoba (Carbonell), Jaén (Koipe), Sevilla, Valencia, Alicante y Las Palmas de Gran Canarias.

En primera fase, la sociedad está presentando el proyecto a los representantes de los trabajadores de todos sus centros de trabajo a la vez que a las autoridades competentes, "todo ello en aras de iniciar un proceso transparente y consensuado", del que aún no puede determinar la duración ni resultado final.