En junio del 2006, Rafael Gómez fue detenido e imputado por un delito de cohecho dentro del llamado ´Caso Malaya´, contra la corrupción urbanística en el Ayuntamiento marbellí. Para librarse de la cárcel tuvo que pagar una fianza de 300.000 euros. De esta cantidad, el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella, Oscar Pérez, dictó este verano un auto por el que ordenó devolverle la mitad. El juez lo acusa de haber pagado 600.000 euros en comisiones ilegales a miembros de la Corporación de Marbella y de ser, junto a Juan Antonio Roca, socio de la empresa Marbella Airways.