El alcalde, Andrés Ocaña, pidió ayer, ante la detención de un policía local de Córdoba como presunto integrante de una red de narcotraficantes desarticulada por la Guardia Civil en la capital y Puente Genil, "que se aplique la ley con toda su contundencia". Indicó que "no es una noticia agradable para el Ayuntamiento que un trabajador municipal esté incurso en esas circunstancias, pero la cuestión es que ha sucedido".

Felicitó a la Guardia Civil "por el éxito de sus indagaciones y de su trabajo", pues, según dijo, "al narcotráfico hay que perseguirlo".