Unas cien personas se han concentrado hoy en el Ayuntamiento de Córdoba para condenar el atentado perpetrado ayer en Mallorca, un acto en el que el alcalde de la capital, Andrés Ocaña, se ha mostrado esperanzado en que el terrorismo de ETA sea "una página negra" de España que se pueda cerrar "definitivamente".

En declaraciones a los periodistas, Ocaña ha mostrado su solidaridad con las familias de los dos guardias civiles asesinados ayer por ETA en Palmanova (Calvià) y con todo el cuerpo de la Guardia Civil, al tiempo que ha expresado la "más total y absoluta repulsa" al "vil atentado" que ayer le costó la vida a los dos agentes.

En la concentración celebrada a mediodía de hoy a las puertas del Ayuntamiento de Córdoba y en la que se han guardado cinco minutos de silencio en señal de condena y repulsa por el atentado, el alcalde ha estado acompañado por miembros de los tres grupos políticos representados en el Consistorio, así como por agentes de la Guardia Civil, la Policía Autonómica y la Policía Local.

Ocaña ha aprovechado el acto para demostrar y "reafirmar" la "entereza y las profundas convicciones" para trabajar y luchar para que "de una vez por todas" el terrorismo "pase a la historia del país" y "sea una página negra que se pueda cerrar definitivamente".

Asimismo, ha trasladado el apoyo y los ánimos de toda la ciudad y del Ayuntamiento a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para que "sigan en ese trabajo de persecución de los terroristas, para que dejen de hacer sufrir a la sociedad española".

En esta misma línea, el subdelegado del Gobierno, Jesús María Ruiz, ha trasladado su "afecto, solidaridad y cariño" a las familias de los dos guardias civiles fallecidos ayer por el atentado, unos sentimientos que ha hecho extensivos a todos los servidores públicos encargados de velar por la "seguridad, la libertad y la paz" de los ciudadanos, y especialmente, a la Guardia Civil.

Ruiz ha incidido en la "firmeza inequívoca de la unidad" de todas las fuerzas democráticas para erradicar el terrorismo y ha alertado que "el final" de los terroristas es "estar ante la justicia y cumplir condena en la cárcel".

"La firmeza que mostramos unánimemente todas las fuerzas democráticas es nuestra principal fortaleza", ha destacado el subdelegado, quien se ha mostrado confiado en "erradicar el terrorismo y acabar con una banda sin sentido".

Asimismo, el delegado en funciones de la Junta en Córdoba, Francisco Zurera, ha expresado su "más sentido pésame" a las familias de los agentes fallecidos y a toda la Guardia Civil, así como su rechazo al acto criminal de ayer, que produce "mucha tristeza y pena".

También trabajadores y miembros de la Diputación de Córdoba se han concentrado de manera silenciosa a las puertas del Palacio de la Merced en señal de repulsa por el atentado cometido ayer en Mallorca.