La Guardia Civil ha detenido a nueve personas que conformaban una red de tráfico y menudeo de droga en Puente Genil y Córdoba, a las que se les intervino un total de 2,350 kilogramos de cocaína de gran pureza.

El instituto armado ha informado en un comunicado de que la organización distribuía la droga en diferentes puntos de venta ubicados en barriadas de Puente Genil y de Córdoba, además de los puntos itinerantes que cubrían prácticamente todas las barriadas de la capital.

Las primeras investigaciones se iniciaron a principios de mayo y permitieron a la Guardia Civil constatar que la organización había establecido una extensa red de puntos de venta de droga en numerosas barriadas de Córdoba, La Carlota y Puente Genil.

Los agentes comprobaron que la organización obtenía la cocaína en Valencia y Madrid a través de cuatro ciudadanos colombianos que eran los encargados de transportar la droga hasta la localidad de Puente Genil, desde donde la distribuían a Córdoba, La Carlota y Montilla.

Tras dos meses de investigaciones, la Guardia Civil detuvo a tres de las personas investigadas en Puente Genil cuando realizaban una operación de entrega de cocaína con un "ladrillo" de gran pureza de 1,145 kilogramos.

Posteriormente, el pasado 24 de julio los agentes detuvieron a otros seis miembros del grupo cuando se disponían a efectuar otra importante operación de compraventa de cocaína en el Polígono Guadalquivir de la capital cordobesa, donde se les intervino un total de 1,110 kilogramos de cocaína de gran pureza.

De inmediato, los agentes recibieron la autorización judicial para registrar los domicilios y locales comerciales de los detenidos, lo que permitió desmantelar un laboratorio de cocaína ubicado en un domicilio de Córdoba donde se hallaron dos kilogramos de sustancia de corte y útiles para la confección de papelinas.

La Guardia Civil también intervino a la red de narcotraficantes más de 3.000 euros procedentes de la venta de drogas, numerosas joyas, varios paquetes con dinero falsificado, 15 teléfonos móviles, dos vehículos de gama alta, numerosa documentación y varios soportes informáticos que están siendo objeto de estudio.

Además, los 2,350 gramos de cocaína de gran pureza intervenidas, una vez adulteradas con la sustancia de corte por esta organización de narcotraficantes, hubieran supuesto más de 115.000 dosis de cocaína en el mercado ilegal.

Finalmente, el juez ha acordado el ingreso en prisión de cinco de los detenidos y la operación continúa abierta, por lo que no se descartan nuevas detenciones.