El presidente de la Asociación de Empresarios de la Construcción y de la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO), Luis Carreto, acusó ayer al sindicato CCOO de "usar a piquetes en las obras que expulsan a los obreros y así poder imponer a sus afiliados". Carreto señaló en rueda de prensa que la actuación de estas "mafias", con la "simpatía" sindical, se centra en la especialidad de soladores, que están presionados, según él, "por los trabajadores que reciben instrucciones todos los días en el sindicato". Construcor ha comunicado la situación a la inspección de Trabajo, que solo actuará, les han dicho, si denuncian ante los tribunales, lo que a los empresarios les parece una excusa ante "la gravísima vulneración del derecho al trabajo" que se está cometiendo.

Este será uno de los puntos que tendrán que negociar entre patronal y sindicatos, según Carreto, si quieren, además, tratar la subida del 3,5 por ciento del salario de la construcción. Carreto ha señalado que "no estamos cerrados a esta subida", aunque la ha tildado de "nefasta para las empresas" e "inasumible" en la actual situación económica.

Asímismo, indicó que los sindicatos llevan "sin querer negociar" con los empresarios desde abril y que "las huelgas que convoca el sindicato no van a empeorar la situación tan mala en la que estamos; incluso nos pueden venir bien".

Por su parte, el secretario general de Fecoma-CCOO, Andrés Pozuelo, dijo que estas afirmaciones de Carreto son "totalmente inciertas" y que no existen estos piquetes, aunque "sí es cierto que las empresas prefieren contratar a albañiles en vez de soladores especializados para pagarles menos".