La delegación cordobesa que estará presente hoy en la deliberación del Consejo del Patrimonio Histórico llegó ayer al hotel en el que se aloja en Palma de Mallorca pasadas las ocho de la tarde. La encargada de exponer las singularidades de esta fiesta, Ana Verdú, confesó que estaba "muy tranquila", aunque "con el peso de la responsabilidad" de exponer el trabajo de dos años en 15 minutos. Verdú mostró su deseo de que "todo vaya muy bien". Más tarde, se reunió con el alcalde, Andrés Ocaña, para abordar los últimos detalles de la prueba de hoy. El coordinador de Presidencia, Manuel Pérez, es la tercera persona que estará presente en el acto.

El alcalde, que asistirá a la exposición de Verdú, recordó que la exposición de los patios será la tercera tras la de los castellets y la cetrería. La última será la de los cantos de la Sibila. Ocaña dijo por la mañana en Madrid que la candidatura es la "más idónea" por la variedad de aspectos sociales y culturales que tiene, y que se defiende sola. El alcalde considera que la candidatura es "muy sólida" y aseguró tener "toda la ilusión" en que el resultado de la exposición sea "positivo". Y si no, "los patios continuarán ahí, y seguirán siendo preciosos". En esta misma línea se pronunció ayer la presidenta de la asociación Claveles y Gitanillas, Leonor Camorra, que aseguró que si la candidatura se estanca hoy en Mallorca, "no tiraremos la toalla y otra vez será".