Concluida la recolección de cereales en la provincia de Córdoba, el delegado provincial de Agricultura y Pesca de la Junta, Francisco José Zurera, presentó ayer en Córdoba la cosecha de este año. El delegado ha remarcado tanto el aumento del rendimiento medio de la cosecha, especialmente en la zona de la Campiña, como la buena calidad del trigo de este año. Sin embargo, la Junta tiene claro que la competencia ejercida por países como China, India o EE.UU, hace necesaria una reunión entre los productores para realizar una estrategia común. El sector en Córdoba se caracteriza por la cantidad tanto de pequeños productores como de cooperativas de tamaño relativo, por lo que insta a trabajar conjuntamente.

Córdoba es la primera productora de trigo duro en España y tercera de trigo blando, por lo que el sector es prioritario para la agricultura regional. La provincia cuenta con 146.000 hectáreas de producción de cereales, de las que solo el trigo ocupa más del 80%. Pero el desarrollo de los mercados globales obliga a la producción local a plantear nuevas estrategias comerciales, apostar por una mejor calidad e innovación tecnológica, y ajustar la oferta a la demanda para evitar la inestabilidad de los precios.

El último periodo se ha cerrado con una cosecha de casi un millón y medio de toneladas de trigo en Andalucía. 300.000 en Córdoba, donde se espera al menos igualar los casi 100 millones de euros que produjo el sector cerealístico. La Campiña sigue manteniendo el mejor rendimiento medio de sus cultivos: entre 3.000 y 3.500 kilos por hectárea de trigo duro, un 10% más que en 2008, seguido del Guadiato y los Pedroches. A la producción de trigo le ha seguido la de tranquillón y avena.

Zurera adelantó que los 7.400 agricultores del sector que cuentan con las ayudas europeas de la PAC recibirán el 70% del pago único de 2009 en octubre, unos 174 millones.