El presidente provincial del PP, José Antonio Nieto, pidió ayer "prudencia" y "respeto" con Cajasur y que las decisiones que se adopten atiendan a criterios "económicos y sociales" y no "políticos" en beneficio de la caja y de su papel clave en la economía cordobesa. Lamentó el daño que hacen a Cajasur las especulaciones cuando "vive una situación complicada por la crisis como el resto de las cajas, pero no peor", ya que "es una entidad solvente", en la que los ahorradores confían.

Nieto exige que el futuro de Cajasur se decida con "transparencia" y "claridad": "Que hagan una propuesta, díganlo y hablaremos, no sigamos especulando porque es un asunto muy serio". Y añadió que "con fusiones o sin ellas debe salir fortalecida, seguir ligada al territorio, mantener la defensa de los puestos de trabajo, de la obra social y la unión de la marca Cajasur con Córdoba, que eso no se pierda". Avisó de que el PP no respaldará proyectos que no beneficien a Córdoba.

El secretario general del PSOE, Juan Pablo Durán respondió que "Nieto está inhabilitado para pedir prudencia y respeto", ya que "él, que formó parte del consejo de Cajasur que tomó decisiones que han llevado a la entidad hasta la clasificación que tiene en este momento de crisis económica y financiera, no es el más adecuado para pedir prudencia". Durán reclamó a Nieto "respeto a los órganos de gobierno de la caja", que actuarán "pensando en la caja, en sus trabajadores, en Córdoba y en Andalucía", por lo que le exigió que "saque del debate político a la principal empresa de Córdoba".