Pocos datos se ofrecieron ayer sobre el nuevo presidente de la Caja Rural, que, con el desarrollo del consejo rector y el posterior homenaje a consejeros salientes, aplazó a un futuro próximo su encuentro con los medios informativos. Manuel Enríquez García pertenece a una muy conocida familia cordobesa, tiene 59 años y es ingeniero agrónomo, con amplia experiencia en empresas de este ámbito, al tiempo que agricultor.

Su relación con la Caja Rural es larga, pues forma parte del consejo rector desde hace catorce años. En septiembre de 2008 asumió el cargo de tesorero tras el fallecimiento de su titular, Francisco Vega Rioboó. Ha presidido la comisión de auditoría y otros órganos de control interno de la cooperativa de crédito.