Los dos partidos mayoritarios de Andalucía se enrocaron ayer en una batalla dialéctica sobre los escenarios políticos del pasado domingo: la manifestación de los populares en Málaga y los ocho mítines provinciales organizados por el PSOE.

El presidente del PP cordobés, José Antonio Nieto, se mostró muy satisfecho de la intervención de cerca de 3.000 cordobeses en la manifestación celebrada en la capital malagueña. Nieto indicó que a la calle Larios fueron los integrantes de la Andalucía "real, la de la calle" contra esa Andalucía "oficial", que representan, a su juicio, Manuel Chaves y la Junta de Andalucía. El jefe de los populares acusó a los socialistas de "pisar moqueta" y "locales de lujo" --en referencia a los actos organizados por el PSOE en las capitales andaluzas-- mientras que ellos pisaron "la calle". Asimismo, Nieto invitó al presidente andaluz a asumir que no puede salir solo de la situación de crisis actual y que para ello necesita la colaboración de las organizaciones sociales, los sindicatos, los empresarios, los partidos y "sobre todo" de los ayuntamientos.

Por su parte, el secretario general PSOE de Córdoba, Juan Pablo Durán, salió al frente de estas críticas y acusó a Nieto de hacer batalla de la crisis no para solucionarla, sino para obtener réditos políticos de la misma. Asimismo, respondió que "los locales de lujo" son establecimientos de la ciudad, por lo que el PSOE está "muy satisfecho" de invertir su presupuesto en la hostelería cordobesa. Además, Durán afirmó que el PSOE "no va a discutir más con el PP" e invitó a callarse a los populares que no estén dispuestos a colaborar en solucionar la crisis.

Por último, Durán criticó al PP porque en su opinión está "tan aislado" que es incapaz de "mirarse al ombligo" y preguntarse qué soluciones ofrece ante la crisis en los municipios y comunidades autónomas en los que gobierna, "como Madrid o Valencia".