El Ayuntamiento de Córdoba prevé poner en servicio el primer tramo de la carretera de Trassierra, el tradicional acceso principal a Parque Figueroa y San Rafael de la Albaida, cerrado durante 23 meses, informaron ayer fuentes de la Gerencia de Urbanismo.

El retraso en la reurbanización de este tramo, previsto en principio para medio año y que se ha prolongado casi cuatro veces más, llevó a los vecinos a realizar protestas, sobre todo por parte de San Rafael de la Albaida. La situación se agravó las últimas semanas al continuar cerrada la vía a pesar de estar terminadas las obras visiblemente.

Según informó recientemente el presidente de la Gerencia de Urbanismo, Andrés Ocaña, un problema entre la constructora y Sevillana-Endesa ha retrasado los últimos días la reapertura de la calzada, que atraviesa en una zona sin servicio eléctrico, manteniendo fuera de funcionamiento el alumbrado público y los grupos semafóricos que regulan los nuevos cruces.

PROXIMOS CORTES La reapertura del enlace desde la glorieta de Amadora es una de las demandas que se han formulado en la AVV de San Rafael de la Albaida para aceptar que se corte el siguiente tramo de la carretera de Trassierra, de cerca de trescientos metros, un itinerario junto al cual las constructoras están urbanizando un nuevo barrio y edificando el Hipercor previsto por El Corte Inglés.

La asociación de vecinos, a la que ya se ha presentado un plan de tráfico alternativo por el nuevo corte de la carretera de Trassierra, ha reclamado que el Ayuntamiento y las constructoras fijen plazos concretos para el término de la obra y reabrir la calzada, informan miembros de este colectivo. Antes del corte de la carretera de Trassierra, la AVV, además de los cambios propuestos por el área municipal de Tráfico, solicita que se prolongue la calle Movimiento Vecinal, aunque sea con un firme provisional de terrizo, lo que permitiría dar fluidez al plan de circulación propuesto.