La Policía Local de Córdoba celebró ayer por anticipado el día de su patrón, el Custodio San Rafael, en un acto en el que se homenajeó además a catorce compañeros que se han jubilado después de años de servicio. La alcaldesa de la ciudad, Rosa Aguilar, aprovechó su discurso para ensalzar la labor desempeñada por los 400 profesionales que componen el cuerpo de Policía Local y prometió seguir incrementando la plantilla y los recursos técnicos. La regidora insistió en que los agentes son "un ejemplo para toda Córdoba" y los animó a peseverar en su labor.

Por su parte, el delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento, José Joaquín Cuadra, instó a los policías a ser "custodios" de los cordobeses, a emplearse a fondo en el servicio social que desarrollan y a seguir siendo "exquisitos" con los ciudadanos. Además, glosó los logros del área durante el último año. Destacó entre esos triunfos la labor de la Escuela de Policía Local y el incremento de vehículos y medios.

Rafael Foche Moreno, jefe de la Policía Local, ofreció su primer discurso desde que sustituyera en el cargo a Antonio Serrano, y en su intervención hizo un repaso por todas las áreas del Cuerpo, aunque destacó especialmente la labor de la Unidad de la Mujer y de la Escuela de Formación. También compartió con todos los agentes la cruz al Mérito Policial con distintivo blanco, que recibió el pasado mes de septiembre por la labor de colaboración con la Policía Nacional.

La celebración festiva, a la que asistieron autoridades policiales y militares, concejales y familiares, no eludió las reivindicaciones sindicales de los agentes. Emiliano Martos, delegado del sindicato de la Policía Local (Siplico), pidió más plantilla y recursos materiales y técnicos aunque reconoció que "se viven buenos tiempos en la policía" después de un año duro. "El tema de Torreblanca nos afectó a todos --explica Ricardo del Toro, otro delegado sindical-- aunque fueran hechos puntuales. La Policía Local sigue adelante".