Nueva Carteya se vio sorprendida sobre las 16.15 horas de ayer por un aguacero que en 20 minutos dejó entre 40 y 50 litros por metro cuadrado.

Los vecinos vieron angustiados cómo el agua alcanzó medio metro en algunas calles, inundando en total unas 30 viviendas, cocheras, sótanos y comercios. El alcalde, Vicente Tapia, explica que los daños se han registrado principalmente en la avenida de Andalucía y la calle Molinos, que suman más de 20 casas afectadas. La fuerza del agua desplazó contenedores hasta otras calles.

Tras la tormenta, se procedió a las tareas de limpieza, en las que participaron operarios municipales, de Emproacsa, Protección Civil, Bomberos, Policía Local, Guardia Civil y los propios carteyanos. Tapia destacó su "rapidez y excelente coordinación" y agradeció "la solidaridad y colaboración de los vecinos".

Este trabajo permitió que sobre las 20.30 horas se restituyera el tráfico en la avenida de Andalucía (una de las principales), que había quedado cortada por el barro. A las 21.30, la travesía Francisco Merino, también se abrió al paso de vehículos. Hoy está previsto que se inicie la valoración de los daños y continúen las labores de limpieza.

Por otra parte, a 4 kilómetros del término de Castro del Río, las ramas y el barro arrastrados por la lluvia obligaron a cortar la N-432 en ambos sentidos.