PARA SABER + www.odisur.es

Los obispos del Sur de España han mostrado su apoyo al profesorado de Religión, que pasa "momentos de dificultad" por la reducción de horas lectivas de la asignatura en la Educación Secundaria. Una de las conclusiones de la asamblea que han mantenido durante dos días en Córdoba --que difundieron en un comunicado--, es que la medida ha provocado "anomalías" que han dañado a alumnos y profesores, causando "inestabilidad", "fragilidad laboral" y "confusión". De ello culpan, "en buena medida, a las "administraciones públicas". Por ello, apelan al "diálogo" para "lograr, con la mayor equidad posible, el reconocimiento de los derechos de padres y alumnos" y "el aprecio y el justo tratamiento del profesorado".

Momentos antes de iniciar los actos previstos de ayer, el cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, indicó que los profesores "no pueden estar en una situación permanente de acoso" en el ejercicio de su labor. Amigo considera que se está cometiendo "una injusticia" con ellos, "que son trabajadores a los que no se les puede reducir arbitrariamente las horas de trabajo ni ponerles en condiciones de tener que desplazarse desde lugares muy lejanos para cumplir con sus obligaciones".

El cardenal arzobispo de Sevilla también sacó a relucir el tema cuando por la tarde pronunció en ETEA la conferencia Iglesia y sociedad para abrir el Aula Fe y Cultura. Allí ahondó algo más en la situación laboral de estos profesores, que, según aseguró, están "desprotegidos" e incluso padecen "situaciones de maltrato". La conferencia le sirvió para repasar otros temas de actualidad como la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Los obispos abordaron también el proyecto de ley sobre la muerte digna , en el que apenas profundizaron en las conclusiones que difundieron ayer. Solo aludieron a que hace falta "promover una mayor profundización y formación de los sacerdotes y fieles en el conocimiento de los principios morales que guían la humanización de la enfermedad y de la muerte". No obstante, monseñor Amigo abordó el tema con más profundidad en su ponencia en ETEA.

El cardenal arzobispo de Sevilla fue tajante afirmando que "la muerte es siempre digna, lo que no es digno es el método" que se emplea para hacer a una persona morir. Carlos Amigo transmitió al público que abarrotaba el salón de actos de ETEA que "la vida no es negociable en ninguna fase de la existencia". Monseñor Amigo dejó claro que la Iglesia "no está en contra de la ciencia, a la que le sugerimos que investigue, pero que no tenga que pasar por encima del hombre". Manifestó, además, que este tipo de leyes resultan "regresivas" porque defienden "el derecho del más fuerte". Por último, lamentó que "partidos que se llaman de izquierdas tengan tan poca sensibilidad social con las clases más indefensas".

CRISIS Los obispos tampoco se han olvidado de la crisis económica en su asamblea regional, situación en la que creen que es "de capital importancia intensificar el habitual sentido de la solidaridad del pueblo cristiano aunando esfuerzos y generosidad para acoger y ayudar a las personas que más sufren". Por ello, animaron a los fieles a "incrementar los sentimientos y las iniciativas de caridad", valorando especialmente la labor de las cáritas parroquiales y diocesanas. En ese mismo sentido también se manifestó el cardenal arzobispo de Sevilla, que abogó por "tener mayor sensibilidad ante las situaciones de paro". Es más, aludiendo a todo tipo de crisis, aseguró que "lo peor es echarse las manos a la cabeza, hundirse y desesperarse, eso no conduce a nada".