El estudio sobre la situación económica realizado por CECO no ha dejado indiferente a los sindicatos. Tanto UGT como CCOO lo rechazan al considerar que se olvida de los trabajadores y que solo propone medidas que llevan a la flexibilización de las condiciones laborales, la contención de los salarios y no tiene en cuenta la precariedad del mercado laboral de la provincia. El secretario provincial de CCOO, Rafael Rodríguez, afirmó que la patronal presenta "recetas antiguas" y no ofrece alternativas para atajar la economía sumergida. "Hay cuestiones en las que coincidimos, como en la agilización de los trámites burocráticos, pero no estamos de acuerdo con el blindaje a empresas cordobesas porque no se puede impedir a otras que vengan", aseguró. Rodríguez remarca que los trabajadores "no pueden pagar la crisis" e instó a las empresas a frenar los mensajes alarmistas que reducen el consumo.

Por su parte, el secretario provincial de UGT, Jesús Comino, indicó que puede coincidir con los empresarios en que existe falta de financiación, que hay un mayor aumento de la morosidad y que ha caído el consumo, pero rechaza la visión de CECO con los trabajadores. "El empresariado cree que solo él tiene problemas y cuando hace referencia a los trabajadores habla de moderación y flexibilidad y de más tiempo de prácticas. Si yo dijera esto para los trabajadores, pidiera discriminación positiva para los trabajadores de Córdoba, reducción fiscal, más agilidad en la contratación o una bajada de impuestos, ¿quién respondería de las necesidades sociales?". Comino piensa que los empleados no se están teniendo en cuenta en la crisis: "Cuando ha habido aumento de beneficios no se ha trasladado a los trabajadores".

ROSA AGUILAR La alcaldesa mostró receptividad al documento de los empresarios cordobeses. Así, indicó que el Ayuntamiento "colaborará" en todas las medidas que puedan ayudar a salir de la crisis. "Ayuntamiento, empresarios y sindicatos iremos de la mano para activar la economía cordobesa", afirmó Aguilar, que se mostró favorable a la aplicación de una discriminación positiva hacia la empresa de la provincia dentro del marco legal. "Hay que tender la mano a los de casa, siempre con la ley por delante", afirmó.