Antes de morir en el año 36, el apóstol más querido de Jesús, su confidente, consigna por escrito un mensaje del que dependerá el destino de la humanidad.