Más de un centenar de docentes católicos que ejercen su trabajo tanto en centros de iniciativa social como en colegios e institutos de titularidad pública se reúnen este fin de semana en Córdoba, en las IV Jornadas Diocesanas de Pastoral Educativa, para abordar la situación del derecho a educar en libertad tras la entrada en vigor de la LOE.

Las sesiones, que se celebran en el Colegio La Salle, dieron comienzo en la tarde de ayer con el acto inaugural, que fue presidido por el obispo de la diócesis. Juan José Asenjo centró su mensaje en recordar que "la tarea educativa y el tipo de educación que se imparta a los hijos corresponde prioritariamente a la familia"; también afirmó que "la escuela católica es hoy más necesaria que nunca, dado el pluralismo que reina en la sociedad actual" y concluyó que "la escuela católica está sufriendo actualmente una clara discriminación con respecto a la pública, ya que se le ofrece menos financiación y se le piden más requisitos y exigencias".

El derecho a educar en libertad y a elegir el tipo de educación con arreglo a los propios criterios marcó la primera jornada, a través primero de una conferencia y después de una mesa redonda. En la conferencia, Teófilo González, ex director del gabinete técnico del Ministerio de Educación, definió la libertad de educación en el marco de las libertades fundamentales señaladas por la Constitución Española y los acuerdos internacionales de derechos humanos.

"NO ES UN LUJO" Después de diferenciar entre educación y escolarización, defendió que "la libertad de educación no es un lujo ni es simplemente el derecho a un pupitre, sino a un tipo de educación ", un derecho que no corresponde en primer lugar al Estado, "que --recordó-- tiene en este sentido sólo una misión subsidiaria", llegando a identificar los conceptos de Estado--Maestro con estado totalitario .

El ponente --que ha sido también catedrático de instituto e inspector-- aseguró, poco antes de cerrar su intervención, que la defensa de la libertad de educación "no es fundamentalmente una cuestión religiosa, sino sólo --de ahí el riesgo que supone su menoscabo-- un caso particular de defensa de la libertad".

Las jornadas se cierran hoy con sesiones de mañana y tarde que abordarán, respectivamente, el perfil del profesor católico en los centros educativos y la financiación de la educación como garantía de la libertad.