El coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, y la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, escenificaron ayer su alianza en una comparecencia pública en la que ambos se intercambiaron elogios. Para Llamazares, el gobierno de Rosa Aguilar y su equipo "es el ejemplo del perfil de IU, una IU abierta, dialogante, plural y que conjuga ideas con acción", y se mostró "muy orgulloso de contar con su apoyo".

Para Aguilar, Llamazares es quien mejor representa el proyecto político y el futuro de IU "en el que creemos firmemente", esa IU "transformadora, que defiende los valores de la izquierda y está abierta a la sociedad". Además, la alcaldesa insistió en las bondades de Llamazares como candidato a presidir el Gobierno porque "sé a ciencia cierta que con Gaspar no va a pasar la derecha, ni por acción ni por omisión".

En cuanto a lo que separa la candidatura de Llamazares y la de Marga Sanz en las primarias de IU, el coordinador dijo que "no hay diferencias en lo fundamental, aunque creo que ella basa su alternativa en la crítica al grupo de IU en el Congreso". Por contra, Llamazares resaltó los logros conseguidos por un grupo de solo cinco diputados "pero es el que más iniciativas sociales ha sacado adelante", y puso como ejemplo las políticas de igualdad, contra la violencia de género y sobre memoria histórica.

También insistió en que las primarias "no son un pulso interno, sino una lección democrática a las otras fuerzas políticas y una oportunidad para relanzar el proyecto originario de IU, que sigue siendo muy útil". Aguilar y Llamazares destacaron que tener un perfil político propio "no significa dar muchos palos a un gobierno de izquierdas", y a la pregunta de si eso suponía una crítica a Julio Anguita (que ha apoyado a Marga Sanz), el máximo dirigente de IU mostró "respeto y afecto hacia Anguita y su gestión en IU", pero incidió en la importancia de "no ser equidistantes entre PP y PSOE, porque somos una fuerza de izquierdas".