Los alumnos del IES Séneca volvieron ayer a demostrar su afán de superación y el espíritu de unión y compañerismo en el acto de inauguración de la carrera de relevos de 2007 minutos, la cual comenzó a las cuatro de la madrugada. Una vez más, dieron la nota esperada con una espectacular coreografía y exhibición gimnástica en las pistas deportivas del instituto, en las que no faltaron los fuegos artificiales y la presencia de auténticos campeones internacionales, como María Dolores Jiménez Guardeño, Charo López y Juan Ramón Barraza.

Con la antorcha en la mano y emulando a los deportistas olímpicos, unos 800 estudiantes, con camisetas blancas, representaron "la integración de culturas y de conocimiento, con el fin de expresar sus deseos por alcanzar la paz en el mundo", según subrayó el alma mater de esta iniciativa, el profesor de Educación Física Antonio Bravo. Así, los escolares formaron figuras, tales como una paloma, una estrella, una rueda ejemplar, la palabra Séneca y los números del 2007.

En esta ocasión, los alumnos ahuyentaron a la lluvia como ya lo hicieron el pasado año en el Camino de Santiago, y disfrutaron de un espectáculo de música y baile de muy diversos estilos. El acto, que contó con representantes de distintas administraciones, de familiares y amigos, estuvo presidido por la delegada de Educación, Dolores Alonso, quien resaltó los valores que se persiguen con esta tradicional carrera, que comenzó en el año 2000 y que ya celebra su quinta edición.

El encuentro, que empezó pasadas las siete y media de la tarde y finalizó dos horas después, se llenó de colorido con una multitud de globos y banderas identificativas de cada grupo escolar participante en la carrera de relevos, la cual espera reunir entre hoy y mañana a más de 2.000 atletas (estudiantes, antiguos alumnos, padres, profesores y personal no docente del centro). Durante 33 horas y 27 minutos los participantes están corriendo, de noche y de día, sobre un circuito de cuerda de 400 metros. Los relevos se organizan por grupos de alumnos del mismo curso, y cada uno de ellos se responsabiliza de que el testigo esté en movimiento ininterrumpido durante una hora, según explica José Aumente, uno de los profesores colaboradores.

Como novedad, este año se ha incorporado a la carrera de relevos las familias y los antiguos alumnos, quienes correrán en un circuito paralelo, y un testigo diferente también estará en movimiento durante 2007 minutos. Además, los distintos departamentos del instituto han organizado actividades simultáneas, entre las que destacan obras teatrales, una exposición de minerales, así como una demostración de robótica, según precisó el director, José Luna. Ayer, fue el encargado, junto al delegado de Presidencia del Ayuntamiento, Alfonso Igualada, de encender el pebetero que se mantendrá encendido hasta el final de la carrera, mañana a las 13.27 horas.