En el primer trimestre del 2007 será obligatorio para todos los agricultores que realicen tratamientos con productos fitosanitarios disponer de un carnet de plaguicidas expedido por la Junta de Andalucía tras finalizar la moratoria de tres años que se dio en febrero del 2004.

Los empresarios agrícolas y trabajadores por cuenta ajena podrán ser sancionados si a partir del primer trimestre son descubiertos realizando tratamientos contra plagas sin el carnet, por lo que desde los sindicatos se recomienda que los empleados que no dispongan de este documento se nieguen a efectuar la labor.

La organización agraria COAG ha precisado que la mayoría de los agricultores poseen ya el permiso oportuno, aunque estima que alrededor del 70% de los trabajadores por cuenta ajena no reúnen las condiciones en algunos municipios.

Por ello, CCOO defiende que se sigan realizando cursos durante el próximo año y que los trabajadores aprovechen esta oportunidad para conseguir el carnet, pues son gratuitos. Desde UGT se indica que los cursos se siguen impartiendo, por lo que los jornaleros deben asumir esta formación necesaria. En el caso de no disponer de la formación necesaria se insta a no realizar el tratamiento.

El objetivo de estos cursos de aplicación de plaguicidas es garantizar un nivel mínimo de capacitación a las personas que desarrollan actividades relacionadas con la utilización de plaguicidas.