El gran potencial trasplantador del hospital Reina Sofía no pasa desapercibido para otros complejos de España, en los que esta actividad no está tan desarrollada. Los hospitales de Extremadura no están en una posición aventajada en esta materia y, por este motivo, la gerencia del área sanitaria de Badajoz ha decidido fichar para el hospital Infanta Cristina de la provincia extremeña a dos grandes profesionales del hospital Reina Sofía, los doctores José Luis Montero y Guillermo Solórzano, para poner en marcha una unidad de trasplante de hígado en este centro. Junto a ellos ha sido contratado también para el Servicio de Digestivo del hospital de Badajoz José Luis Domínguez, un especialista que acabó en junio la residencia en Córdoba, con un notable currículum que le ha hecho merecedor del premio al mejor expediente MIR concedido por el Colegio de Médicos.

SITUACION La cartera de trasplantes del hospital de Badajoz se reduce en estos momentos, según explica el doctor Montero, al riñón y córnea, por lo que la mayoría de casos se tienen que derivar a Madrid. Esta circunstancia supone que la tasa de trasplantes en esta región sea muy baja con respecto a otras comunidades autónomas. Para suplir parte de sus carencias, el complejo pacense ha decidido implantar el trasplante hepático para seguir en años sucesivos con el de corazón. Para los de hígado "necesitaban un hepatólogo con experiencia y cirujanos adiestrados, pues en el Infanta Cristina cuentan con un equipo de Digestivo, Gastroenterología y Hepatología, pero no dedicado a los injertos de hígado", señala José Luis Montero. Este especialista, que desde el 24 de julio comienza a trabajar como jefe del recién creado Servicio de Digestivo, tardó unos meses en pensarse la propuesta, pero al final se decidió, ya que para él supone volver a su tierra, pues nació en Cáceres, y "una satisfacción que hayan pensado en mí, ya que no sé si voy a saber hacer frente a tanta responsabilidad". Montero, de 46 años, es especialista de Digestivo, pero dedicado fundamentalmente a la Hepatología y al trasplante de hígado. Lleva vinculado al Reina Sofía 16 años desde que hizo la residencia con el fallecido jefe de servicio Gonzalo Miño. Tras esa etapa fue contratado como médico adjunto. El doctor Montero se marcha a Badajoz en comisión de servicio, por lo que mantendrá la plaza en Córdoba. Este especialista en Digestivo se va del Reina Sofía "con pena" y agradece el apoyo que le ha prestado, sobre todo, el doctor Manuel de la Mata "y también Enrique Fraga, Pilar Barrera, Guadalupe Costán y Antonio Poyato".

UN GRAN CIRUJANO Por su parte, Guillermo Solórzano, de 61 años, que hasta el verano pasado fuera jefe de sección de Cirugía General del Reina Sofía, se incorporará al Infanta Cristina en septiembre, después de haber ejercido en los últimos meses en el hospital Xanit que el empresario Rafael Gómez abrió en enero en Benalmádena. Solórzano ocupará la jefatura del servicio de Cirugía Hepatobiliar y Trasplante Hepático. Este cirujano ha participado en gran parte de los 700 trasplantes hepáticos que se han llevado a cabo en el hospital cordobés desde 1989.