La ley de la oferta y la demanda marca las zonas álgidas de la agricultura de Córdoba y aquéllas en las que tiene menor atractivo. El estudio de la Delegación Provincial de Agricultura refleja que el olivar, el cultivo de moda desde hace una década, consigue los precios más altos de todos los aprovechamientos en términos como Lucena o Puente Genil. En ambos casos se llegan a destinar hasta 42.071 euros (en el precio máximo) por una hectárea, superando los 39.667 de Priego, Luque o Rute. La hectárea más económica se registró en 2005 en el olivar de la Sierra de Córdoba (7.212 euros).

La tierra de regadío alcanza en la capital su cotización más alta de la provincia (34.859 euros por hectárea), aunque también destacan los registrados en Palma del Río o Almodóvar (33.957). El regadío con el precio mínimo más bajo se da en Montoro (12.020).

En el caso del viñedo, el precio máximo más alto se ha contabilizado en los ruedos de Moriles (32.154 euros), aunque también destacan los 31.253 de la sierra de Montilla. Por el contrario, el precio mínimo más bajo se registra en la zona de producción de Aguilar de la Frontera (12.321).

Como suele ser habitual, la tierra de labor de secano y el pastizal son los aprovechamientos con valores más bajos. Sin embargo, por una hectárea de secano se llega a pagar 18.631 euros en la capital. En el pastizal el precio mínimo más bajo se da en Belalcázar e Hinojosa (2.705 euros).