El presidente de la Gerencia de Urbanismo y portavoz del gobierno municipal, Andrés Ocaña, calificó ayer de "desatino" el hecho de que se haya creado una comisión para investigar la política urbanística de Córdoba, ya que, en su opinión, los grupos municipales de la oposición han tenido acceso a los expedientes y proyectos que han pasado por el consejo rector de la gerencia.

A este respecto, Ocaña señaló que resulta "paradójico" que los seis representantes de las fuerzas políticas municipales que van a formar parte de esa comisión de investigación lo sean habitualmente del consejo rector de la Gerencia de Urbanismo, por lo que indicó que si querían aclaración sobre cualquier asunto "podían haberlo pedido; tan sencillo como eso", y así no tendría el portavoz del PP, José Antonio Nieto, "que haber pedido la comisión de investigación". Y aunque calificó de paradójica esa situación, si defendió su presencia en la misma "porque mi obligación es estar allí como presidente de la Gerencia de Urbanismo".

El portavoz municipal de IU cree que el PSOE querrá investigar los 16 asuntos urbanísticos a los que ha votado en contra en los dos últimos años y medio y se mostró partidario de que los medios de comunicación tengan acceso a la sesiones de trabajo de la comisión, aunque señaló que esa decisión se tomará a tenor de lo que disponga el reglamento en lo referente a esa comisión.

Preguntado también sobre el aumento del nivel de crispación entre IU y PSOE a raíz de las denuncias del portavoz socialista, Antonio Hurtado, sobre supuestos tratos de favor en la gestión urbanística, Ocaña indicó que el representante del PSOE "está disparatando" con ese asunto y creando "un clima difícil". Añadió que el estilo político de Hurtado "no lo he visto en mi vida, ni es adecuado a la actividad política". Sobre que Hurtado pedirá la dimisión del responsable de Urbanismo si la comisión detecta ilegalidades, Ocaña dijo que esa destitución "la pedirá ya mismo" el portavoz municipal socialista.