La Agrupación de Interés Económico (AIE) Parque Joyero comenzará a partir de hoy a entregar las llaves de los talleres y locales a cerca de un centenar de empresas que se ubicarán en la zona industrial, que también empezarán sus traslados, según se anunció ayer en la asamblea informativa que celebró la organización, y que se desarrolló con tensión. Este será uno de los últimos pasos antes de la inauguración del recinto, prevista para mediados de junio, según confirmaron fuentes de la AIE.

Los miembros de la AIE acordaron celebrar otra asamblea a principios de junio, en la que se decidirá sobre el presupuesto de mantenimiento del parque, que ya está a disposición de los socios, y que supondrá un desembolso anual en torno a los 1,8 millones de euros (300 millones de pesetas). En esa asamblea se convocarán las elecciones para renovar el comité director de la AIE, que actualmente preside Rafael Gómez, y que se celebrarán después de la inaguración. Sobre ésta, de la que se ha rumoreado la posibilidad de que asista el Rey Juan Carlos, no se ha facilitado aún la fecha por razones de seguridad.

La asamblea comenzó a las siete de la tarde y no terminó hasta después de las diez. Hubo durante la misma una gran tensión, motivada por el descontento de algunos socios con la gestión desarrollada. Estos socios habían presentado una carta con sus discrepancias, que plantearon posteriormente en la reunión. El ambiente se enrareció hasta el punto de que el director general del parque, Rafael Rodríguez, llegó a poner su cargo a disposición de la asamblea, siendo respaldado por los asistentes, que le pidieron continuidad. Rodríguez había sido ratificado en su cargo en junio del año pasado.