La enfermedad de Crohn, de origen desconocido, que causa inflamación del revestimiento de los intestinos y afecta al aparato digestivo y gastrointestinal, está detectándose en los últimos años en mayor número entre niños y jóvenes, avanzó ayer en la VIII Jornadas Monográficas de la Sociedad Española de Inmunología sobre Enfermedades Autoinmunes del Aparato Digestivo, Federico Gómez Camacho, uno de los responsables de la Unidad de Enfermedad Inflamatoria del hospital Reina Sofía. Gómez Camacho informó de que para tratar las enfermedades inflamatorias intestinales, entre las cuales destaca la colitis ulcerosa, de origen desconocido también y muy frecuente, se están estudiando terapias biológicas, que consistirían en el uso de sustancias que inhiben a las que se producen durante la inflamación y otras que por ellas mismas tienen poder inflamatorio. Gómez añadió que los síntomas de la colitis ulcerosa son diarrea con sangre, dolor abdominal, pérdida de peso, anemia y fiebre. Su aparición se suele producir entre los 20 y 35 años, existiendo otro pico de incidencia a los 70 años. "La enfermedad está aumentando en gente joven y niños, siendo más grave en este segundo caso porque puede causar graves retrasos en su proceso de maduración". Sobre este tema, el profesor Manuel Santamaría, abundó que en caso de inflamaciones graves hay que recurrir en ocasiones a la cirugía e incluso al trasplante de intestino.

Otro tema abordado ayer, en esta ocasión por Francisco Sánchez Ruiz, pediatra del hospital Reina Sofía, fue el del diagnóstico de la enfermedad celíaca (la intolerancia al gluten), una patología que afecta a un segmento importante de población, uno de cada 200 habitantes. Sánchez puntualizó que sólo se puede detectar realizando al posible enfermo una biopsia intestinal. "El único tratamiento existente por ahora es una dieta en la que está excluido el gluten, y que garantiza una buena vida", dijo Sánchez. "Existe un campo de investigación en Estados Unidos, coordinado por el equipo del doctor Shan, que está trabajando en una vacuna y además ha encontrado una enzima procedente de una bacteria que se encargaría de destruir a los péctidos procedentes del gluten, sustancia que podría transformarse en un futuro en una pastilla", añadió.