Fray Ricardo de Córdoba roció ayer gotas de agua bendita sobre más de un centenar de animales en la festividad de San Antón (San Antonio Abad), patrón de los animales domésticos. La Facultad de Veterinaria, con la colaboración del Colegio Oficial de Veterinarios y la Asociación de Clínicas de Córdoba Daproga, abanderó el primer acto masivo de bendición de mascotas celebrado en Córdoba.

Con tres claveles blancos a modo de hisopo, el franciscano capuchino inició el gesto en la entrada a la antigua Veterinaria sobre diez caballos, para continuar con unos cien perros, seis gatos, dos tortugas y varios peces. En una mañana radiante, muchos amantes de los animales asistieron al acto con la esperanza de que sus mascotas enfermas sanen o para que crezcan con salud y en compañía.

Fray Ricardo, al repasar la figura de San Antón (que nació en Egipto, vivió la mayor parte de su vida en el desierto y fue un apasionado de estos seres vivos), recordó que los animales "son una gracia de la creación" e instó a no abandonarlos. El decano de la Facultad de Veterinaria, Anselmo Perea, recalcó el fuerte amor que los cordobeses sienten por los animales.