El Aula Fe Cultura de ETEA profundizará, a partir de mañana, en la labor del voluntariado con los que sufren algún tipo de marginación social. Será a través de un curso integrado por sesiones de un corte teórico y por el compromiso de colaborar periódicamente con alguno de los centros de atención a marginados o enfermos de Córdoba capital.

No obstante, en el caso de no poder o no querer acogerse a esa práctica para ejercer el voluntariado, ETEA deja abierta a los interesados la opción de asistir única y libremente a las charlas, que girarán alrededor del tercer mundo, el desarrollo y los derechos humanos, la solidaridad y las desigualdades, siempre en el aula 10 del edificio II en ETEA.

Rafael Porras, director del Aula Fe Cultura, asegura que a este curso se pueden acoger los propios alumnos de ETEA, los demás estudiantes universitarios y el público en general que tenga inquietudes por el voluntariado. La expectación que ha levantado la propuesta es mucha, si bien a veces puede resultar duro el cumplimiento de las 50 horas prácticas. Son los propios participantes los que deben elegir entre una lista de trece colectivos cordobeses de acción social, según su disponibilidad horaria y el colectivo al que prefieran ayudar: Cruz Blanca (discapacitados psíquicos), Hogar del Buen Pastor (adolescentes con problemas), las parroquias San Antonio María Claret y Santa Margarita, el comedor de los Trinitarios y la Casa de transeúntes. Figuran también en ese listado la residencia de ancianos San Rafael, Córdoba Acoge (inmigrantes), la Asociación Española Contra el Cáncer, Arco Iris (drogodependientes en Hornachuelos o Lucena), el Voluntariado católico de prisiones (Alcolea), las Hermanas Adoratrices (madres solteras) y AIS (hijos de mujeres maltratadas). En función de eso, el voluntario debe fijar su calendario de acción. Lo que se persigue --un voluntariado cumplidor del compromiso adquirido-- va acorde con la siguiente máxima: "El voluntario no puede ser un turista del voluntariado, sino que tiene que ser un currante". Quien así opina es Rafael Porras y lo hace para que los implicados no se lleven a engaño.

Aparte de la rica vivencia personal que les depara a los estudiantes que completen el curso, está previsto conceder 4,5 créditos.

EXPERIENCIAS

Carmen Tomás, desde su perspectiva como voluntaria laica en Mozambique durante tres años, será la primera en participar mañana, entre las 9.30 y las 13.30 horas. Su aportación girará en torno al voluntariado en el tercer mundo.

Leandro Sequeiro, profesor de Teología en Granada, abordará, en sucesivos sábados, los derechos humanos y el voluntariado y la solidaridad. Sobre el abismo de las desigualdades, el profesor de ETEA José Juan Romero hablará el 29 de noviembre.