El debate televisado anoche por Onda Mezquita sobre la próxima reordenación del tráfico en el centro de la ciudad resultó tan polémico como la propia propuesta técnica que el gobierno municipal dio a conocer el pasado jueves. De entrada, los representantes de los grupos municipales del PP y PSOE, José Antonio Nieto y María Angeles Luna, respectivamente, exigieron que el responsable de tráfico del equipo de gobierno, el teniente de alcalde José Antonio Cabanillas, negocie inmediatamente con los grupos de la oposición la propuesta de reforma del tráfico.

Cabanillas, por su parte, recordó a los representantes del PP y del PSOE que el proyecto dado a conocer es un mero documento para abrir el debate y está elaborado por especialistas y bajo un criterio exclusivamente técnico. Aún así, anunció que en los próximos días mantendrá una ronda de conversaciones para debatir el proyecto y recoger sugerencias, tanto con los grupos políticos de la oposición como con colectivos afectados (representantes del movimiento vecinal, taxistas, Aucorsa, etcétera).

El compromiso público de Cabanillas, con las cámaras de Onda Mezquita como testigos, no convenció del todo a los participantes en el debate, menos aún al articulista Antonio Rodríguez de la Fuente, que como usuario y sufridor de la actual ordenación del tráfico reclamó que desde el principio el gobierno municipal busque el consenso más amplio de toda la ciudad.

Capítulo aparte, pero especialmente llamativa, fue la intervención de José Arenas, presidente de la Asociación Provincial del Taxi. Arenas, sin entrar en la propuesta en sí, reclamó del Ayuntamiento una medida urgente y necesaria con o sin reforma del tráfico: "mano dura" con los infractores insolidarios y los que aparcan en doble fila, ya que colapsan señaladas calles y avenidas de la ciudad en horas puntas. Arenas dio una relación de puntos conflictivos en los que "no hay que tener miedo a poner multas", reclamando a Cabanillas, que también es responsable de la Policía Local, una solución inmediata.

LAS CAUSAS Y LAS SOLUCIONES

Los participantes en el debate no sólo analizaron aspectos de la reforma próxima, sino sus razones y las causas por las que, según un estudio del PP, el tráfico es la segunda causa de preocupación de los cordobeses, dijo Nieto, que además culpó a la gestión de IU (casi ininterrumpida durante dos décadas) de la situación.

Luna tampoco se quedó atrás y pidió que la reforma del tráfico no sólo busque soluciones a corto plazo, sino que se haga un plan global que contemple el Plan de Accesibilidad y la transformación de la ciudad los próximos años (progresiva peatonalización de La Victoria y Tejares, red de aparcamientos del Casco Histórico, transporte público, etcétera).