La férrea oposición y la "reconducción" de los aspectos de gestión de la anterior legislatura a una línea "mucho más pragmática" han marcado los cien primeros días de IU al frente del gobierno municipal. Así los ha vivido el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento, Andrés Ocaña, que ayer realizó una valoración inicial de este período.

Ocaña se quejó de la "oposición fuerte que no ha tenido la deferencia de dejar gobernar", pero subrayó como favorables la relación entablada con otras administraciones (con el Ministerio de Interior en materia de seguridad local) y la proyección del objetivo de la capitalidad cultural en el año 2016 (respaldada por Chaves).

La aportación principal ha sido, a su juicio, el giro hacia lo práctico en los grandes proyectos de la ciudad para que lleguen a ser reales. Se refería Ocaña a Noreña (con todo dispuesto para la firma del convenio de su descontaminación para el posterior derribo) y al Palacio del Sur ("bien enfocado" con el adelanto de las previsiones temporales para su adjudicación). Y también a los proyectos "pequeños", que favorecerán agilizando la tramitación de licencias. Preparar las bases del Pacto por el Empleo y el Pacto por la Vivienda fueron labores que también consideró. De cualquier modo, la alcaldesa ofrecerá un balance más exhaustivo a final de esta semana, cuando vuelva de Grecia, del encuentro de Ciudades Patrimonio Mundial.