La Diputación de Córdoba mantiene una decidida apuesta por el sector caprino en la provincia, que desarrolla en la actualidad y que se remonta a 1987, cuando comenzó un programa de cesión de animales entre ganaderos de animales de las razas murciano-granadina y malagueña, según ha puesto de manifiesto la delegada de Turismo y Desarrollo Rural de la institución provincial, Ana María Romero.

Romero ha expuesto las líneas de actuación de la Diputación en el campo de la investigación y desarrollo agrícola y ganadero referidas al sector caprino, en el marco de la feria Agripriego, que se celebra en Priego de Córdoba.

Para la diputada provincial, el interés de la institución por el sector caprino "puede considerársele como una actividad tradicional", ya que todas las corporaciones provinciales han hecho aportaciones en este campo.

Ana María Romero concretó las líneas de trabajo dentro del objetivo de conservación y mejora del caprino, a través de actuaciones como el apoyo a la asociación de criadores de pura raza serrana andaluza, cuya creación y desarrollo se auspició desde la Diputación cordobesa, y el mantenimiento de un núcleo de pureza para su conservación y estudio, al tiempo que se ha formado un banco de gemoplasma dinámico.

Esta intervención se llevó a cabo en el marco de las jornadas sobre ganado caprino que organizó la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), por tercer año consecutivo en la localidad prieguense.

A juicio de UPA, el ganadero se encuentra en una situación de desorientación, sobre todo en sectores como el caprino cuyas explotaciones "generalmente se encuentran en zonas desfavorecidas, sus rentas se encuentran entre las más bajas y tienen un nivel de asociacionismo escaso".

En esta jornada se ha debatido sobre el futuro de los núcleos de control lechero, sobre la calidad de la leche de cabra, la problemática sanitaria de este ganado en la subbética y sobre el presente y el futuro del sector.