Los inspectores de la Consejería de Obras Públicas y Transportes realizaron el pasado año en Córdoba más de 1.714 denuncias contra camiones y autobuses urbanos por cometer alguna infracción durante el año 2002, de las que el 33% se debió al incumplimiento de la normativa que regula los tiempos de conducción y descanso. Significativas fueron también las sanciones por exceso de peso (el 21% del total), las derivadas por no contar con autorización administrativa (20%) y las que se produjeron por realizar transporte público con autorización de transporte privado, que fueron el 10%.

Estos controles de carretera las realizaron los técnicos de la Junta de Andalucía en colaboración con la Guardia Civil. Durante este periodo, controlaron a 7.960 vehículos, de los que el 89% fueron camiones, el 7,5% autobuses y el 3,5% taxis.

Por lo que se refiere a la actividad sancionadora, en el 2002 se resolvieron 510 expedientes por sanciones muy graves, un 39,3% más que en el año 2001. También crecieron las multas por infracciones graves, que fueron 1.396, mientras que se redujeron las leves (999).

En Andalucía, los inspectores formularon 10.537 denuncias contra camiones y autobuses interurbanos, tras inspeccionar 33.038 vehículos, de los que 30.063 transportaban mercancías y 2.975 pasajeros.

Según los datos facilitados por la Consejería de Obras Públicas y Transportes, las infracciones cometidas por los camiones o autobuses motivaron su inmovilización al tratarse de anomalías graves o dedicarse a actividades distintas para las que estaban autorizadas. Con estas inspecciones, la Junta de Andalucía pretende vigilar el cumplimiento de la normativa existente en materia de transporte para mantener la seguridad vial, mejorar la prestación de los servicios y evitar el intrusismo en el sector del transporte de pasajeros y mercancías.

Según informa la consejería, la mayor parte de las denuncias se produce tras analizar los inspectores los discos diagramas de los vehículos de transporte, que reflejan todas las incidencias ocurridas durante el trayecto.

El análisis de estos discos provocó 2.873 denuncias, mientras que la segunda causa que generó mayor número de denuncias fue el exceso de peso por encima de los límites permitidos, al suponer 2.403.

Otras anomalías detectadas por los inspectores son la carencia del certificado de transporte de mercancías perecederas, infracciones en el transporte de mercancías peligrosas, irregularidades en los distintivos y las salidas de los radios de acción autorizados para estos vehículos.