Le han concedido el premio Comercio Oro. ¿Qué supone para usted el galardón?

--Una gran estimación como reconocimiento a la labor de 50 años. Para mí tiene un valor importante, y llega en un momento muy oportuno.

¿Quizá porque está viviendo el cambio generacional?--Sí, estoy viviendo ahora una etapa apasionante, porque al cumplirse los 40 años de la apertura de nuestro primer establecimiento hemos hecho el cambio generacional en la empresa. Mis hijos Manuel, Luisa y Antonio, que llevaban muchos años trabajando conmigo, se han hecho cargo de la empresa y ahora soy yo el que aspira a estar con ellos los años que la salud me lo permita. Pero ya como consejero, asesor o ayudante. También aspiro a descansar un poquito; me siento un poco cansado.Empezó vendiendo ajos.--Efectivamente. No es que fuera un niño prodigio o que corriera sangre de vendedor por mis venas, sino que pasé una necesidad muy grande. Yo nací en plena guerra civil y, por tanto, no tuve infancia. Esa maldita guerra me arrebató a mi padre, enfermó a mi madre y me vi obligado a trabajar desde muy niño para ganar una peseta y llevarla a mi casa. Por eso, empecé a vender ajos en la Corredera y después jabón.Luego montó su primer negocio en Jesús Rescatado.--En mi periplo por la Corredera me rodeé de clientas que me apreciaban y eso me dio vida e ilusión para lanzarme a la aventura empresarial. Fue una época en la que no sólo yo trabajé duro sino muchos miles de españoles, porque la situación era muy mala.Creo que la tienda de Rescatado incluso recibió un premio nacional de ventas.--Bueno, una de las peculiaridades que hemos tenido siempre es que vendemos con mucha bulla. Lo cierto es que, según los datos Nielsen de estudios de mercado, nuestra tienda de Jesús Rescatado es la que ha vendido más por metro cuadrado durante muchos años y aún lo sigue siendo.Aquella zona es de las más comerciales de Córdoba, ¿no?--Sí, aunque recuerdo que el albañil que me hizo la obra hace 40 años me preguntaba que a quién le iba a vender yo si por allí no pasaban mujeres. En Jesús Rescatado había 10 ó 12 tiendas y tres o cuatro casas, ni siquiera existía el mercado. Con el tiempo ha pasado a ser una zona comercial de vital importancia para la capital.Que, además, aspira a tener su centro comercial abierto.--Así es, y creo que ese tema está muy avanzado. Quizá sea uno de los sitios donde su creación se justificara tanto como en el centro de la ciudad. A medida que hay mucha afluencia de público, todo lo que sea prestarle atención y apoyarnos en la zona nueva de Lepanto, sería muy positivo para que allí se creara un foco comercial unido bajo unas siglas promocionales. Para eso habría que contar con la ayuda institucional en equipamientos, ya que una mayor riqueza en infraestructuras mejoraría y revalorizaría a los establecimientos allí ubicados, al tiempo que se ofrecería un mejor servicio. Yo abogo porque parte de nuestros impuestos se reviertan en equipamientos.Se dice que detrás de la vida de un gran hombre hay siempre una gran mujer. ¿En su caso se cumple el axioma?-- Plenamente. Desde el primer momento, mi mujer, María Luisa, ha trabajado conmigo, atendiendo el establecimiento con los horarios tan terribles que tenemos y además cuidando a tres hijos y sacando su casa para adelante. Yo no hubiera sido nada sin ella.

Empezó vendiendo ajos.

Luego montó su primer negocio en Jesús Rescatado.

Creo que la tienda de Rescatado incluso recibió un premio nacional de ventas.

Aquella zona es de las más comerciales de Córdoba, ¿no?

Que, además, aspira a tener su centro comercial abierto.

Se dice que detrás de la vida de un gran hombre hay siempre una gran mujer. ¿En su caso se cumple el axioma?

La suerte ha sido fundamental en su vida.