Kiosco

Diario Córdoba

ESPAÑA, LA RUTA DEL MISTERIO

Torre Calahorra de Elche, espectros y sociedades secretas

La Torre de la Calahorra es una fortaleza de origen islámico que ha tenido diversos usos. El más llamativo, cobijar las reuniones secretas de los masones a finales del XIX

Torre de la Calahorra desde el exterior. VERÓNICA CANO

España, la ruta del misterio

Una sección coordinada por José Manuel Morales

«Córdoba también tiene su torre de la Calahorra y, casualidad o no, de la fortaleza cordobesa también se cuentan historias de apariciones espectrales. Debe ser que van en pack con el nombre»

Elche es una ciudad cargada de historia, cuna de grandes personalidades que han marcado su devenir. Además de sus Patrimonios de la Humanidad, los misterios y las leyendas ocupan una parte importante de edificios tan cotidianos como la Torre de la Calahorra, actualmente convertida en un museo visitable. Ubicada junto a la Plaça de la Mercè, esta torre forma parte de la antigua muralla islámica, pudiendo haber sido construida entre los siglos XII y XIII para defender la entrada más importante de la ciudad, la que se comunicaba con Alicante. En sus proximidades ya existían los baños árabes que pueden visitarse hoy bajo el Convento Mercedario de Santa Lucía, o la mezquita principal, que se mantuvo en pie hasta 1334, en el espacio que actualmente ocupa la Basílica de Santa María

En la segunda década del siglo XIX, y de la mano de Rafael Brufal Melgarejo, Marqués de Lendínez, la Torre de la Calahorra fue remodelada, creando en su interior el salón de reuniones de la masonería ilicitana. Pere Ibarra se encargó de plasmar diversos frescos con motivos egipcios sobre la vida y la muerte y, en el suelo, símbolos masónicos. Es un misterio saber si practicaban el rito escocés o, por el contrario, se dejaban llevar por el egipcio. Sin embargo, lo que sí parece claro es que las ventanas neoárabes, la iluminación cenital o la trampilla secreta, son los restos de antiguas logias, especialmente la del marqués, elitista y compuesta por grandes y poderosos ilustres. Extraños altares se ubican en casi todas las estancias, algunos de ellos flanqueados por una simbología inquietante. Con los años, también se ha convertido en un espacio legendario. En el siglo XV, cuando la piratería era un modo de vida, Ben Tragel llegó a tierras ilicitanas para liberar a una mujer, siendo él mismo capturado por los cristianos tras despistarse a causa de la supuesta aparición de una dama blanca. Durante su cautiverio en las mazmorras del edificio comenzó a comunicarse con esta misteriosa mujer a través de un ventanuco. Más que mujer era un rayo de luna. 

En su interior encontramos abundante simbología egipcia.

En su interior encontramos abundante simbología egipcia. VERÓNICA CANO

Es posible que el Santo Oficio también utilizase esas mazmorras para ocultar reos pendientes de interrogar o ajusticiar. De hecho, cuenta la leyenda que en las profundidades de la torre unos misteriosos túneles se comunicaban, ya no sólo con edificios próximos, sino también con el mar. Muchas personas perecieron en estas celdas, acumulando energías y emociones negativas que han llegado a materializarse en diferentes psicofonías, algunas de ellas aterradoras. Además, uno de sus últimos propietarios aseguró haber sido visitado por el espíritu de un individuo sin cabeza

* Guía de Rutas Misteriosas en Elche.

www.rutasmisteriosas.es

[Aquí puede leer la serie la Córdoba misteriosa]

Compartir el artículo

stats