--Coordinar en materia de protocolo un acontecimiento como la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) no debe ser fácil-

--No es fácil, pero tampoco es excesivamente difícil porque la verdad es que todas las administraciones, desde el punto de vista institucional, colaboraron y dieron todo tipo de facilidades.

--Muchos 'protocolos' para coordinar, porque supongo que cada uno tendrá sus pequeñas costumbres ¿no?

--Sus pequeñas costumbres y sus respectivos intereses, porque, en definitiva, cada uno quería sobresalir sobre el otro. Pero te garantizo que fue más fácil de lo que podría pensarse en un evento de estas características.

--Hay cosas que escapan a la gente normal- ¿Cómo se organiza un evento de ese tipo cuando en él hay autoridades o personajes del mismo rango?

--Pues mira, nosotros lo hicimos de la siguiente forma- Cogimos lo que es el decreto de preferencia y lo aplicamos a las autoridades de las tres administraciones. Y luego, en el ámbito empresarial, está claro que se valoró la cuantía económica que cada uno aportó. Ese fue el criterio aprobado por todos. Eso se complica porque no es lo mismo que venga el presidente de una empresa o un consejero delegado. Pero resulta que la empresa de la que viene el consejero delegado ha puesto más dinero que la que envía al presidente-

--Entonces, para convencerlos a todos hará falta una gran capacidad de diplomacia ¿no?

--Diplomacia está claro que sí, pero sobre todo hablar, dialogar y negociar con todos, que todos se sientan invitados y salgan contentos y, sinceramente, creo que llegamos a conseguirlo. Esto además tenía una dificultad añadida y es que trabajamos con voluntarios, no con profesionales-

--Supongo que su paso por la Casa Real, donde en materia de protocolo son bastantes rigurosos, le habrá servido bastante...

--Efectivamente, la experiencia adquirida en la organización de eventos como la boda de la infanta Elena o visitas y viajes de los reyes al extranjero pues, claro que me ha ayudado.

--Sobre la Casa Real estamos hartos de oír aquello de que "se han saltado el protocolo", cuando eso ocurre ¿qué piensan ustedes y cómo reaccionan?

--Ahí lo único que cabe es improvisar y mucha mano izquierda para que no le afecte a nadie.

--¿Qué peso tiene el gabinete de protocolo en una institución como la Casa Real o en un evento como la JMJ?

--Tiene bastante, porque es el que hace la representación de un estado en un momento dado. Se tuvieron que hacer bastantes reuniones para ver a qué actos iban a asistir, quién iba a venir y en calidad de qué. Porque cuando acudieron los reyes lo hicieron en calidad de jefes de Estado, pero luego hubo otros actos a los que asistió la infanta Elena, pero lo hacía como peregrina y no querían una gran relevancia.

--Usted habló ayer de la JMJ como un hito histórico. ¿Qué mensaje transmitió el evento?

--Pues el que dio toda la gente joven, de saber estar, y, sobre todo, que fue una gran fiesta de fe.