Kiosco

Diario Córdoba

cofradías

El Carmen más esperado

Dos procesiones de la Madre del Carmelo recorren las calles de la ciudad acompañadas de múltiples devotos, una desde la parroquia del Carmen de Puerta Nueva y otra desde la iglesia de San Cayetano

30

Córdoba recupera la procesión del Carmen Manuel Murillo y Chencho Martínez

Han tenido que pasar dos años para que la festividad de la Virgen del Carmen vuelva a tomar normalidad. Vuelva a ser lo que siempre fue, una tarde calurosa, una tarde de júbilo, una tarde de reencuentro con la Virgen en su advocación del Carmen. Dos imágenes y un mismo sentir, la devoción a la Madre del Carmelo, la patrona de los marineros. 

Una festividad en la que no han importado los más de cuarenta grados de temperatura, ni tampoco ese aire abrasador para echarse a la calle y de nuevo estar junto a la Virgen del Carmen después de dos años de ausencia, un tiempo en el que las calles han estado huérfanas de esta arraigada devoción.

En la ciudad de Córdoba, como cada año, la tarde del 16 de julio se divide en dos recorridos con la Virgen del Carmen como protagonista, una desde la parroquia de Puerta Nueva y otra desde el convento de San Cayetano. En la tarde de este sábado la primera que se ha puesto en la calle ha sido la hermandad del Carmen de Puerta Nueva, donde la hermosa Virgen de la capa blanca ha paseado en su paso. Alrededor de las ocho de la tarde estaba ya la cruz de guía en la puerta del templo, las campanas de la iglesia del Carmen de Puerta Nueva volteaban de gozo y alegría, la Virgen marinera estaba ya a punto de ponerse en la calle, a punto de comenzar su triunfal procesión que la llevaría este año por primera vez a la Catedral

El paso ha lucido exornado con nardos en las esquinas, que han despendido un suave aroma al contacto de la caliente brisa que ha acompañado en la tarde, y crisantemos en el friso. La primera marcha ha estado interpretada por la banda municipal de música Paco Tenorio de Arriate, de Málaga, ha subido al cielo comenzando así una procesión que ha ha recorrido calles como Alfonso XII o San Pedro en dirección al primer templo de la diócesis, donde una ingente muchedumbre ha esperado el paso de la Virgen. Tras abandonar la Catedral, la Virgen del Carmen retorna a su templo en la parroquia de Puerta Nueva.

Puerta Nueva | La Virgen del Carmen de Puerta Nueva, en su paso poco después de abandonar su parroquia. CHENCHO MARTÍNEZ

Mientras la Virgen del Carmen de Puerta Nueva caminaba con su característico andar, en San Cayetano ya bajaba la cuesta la cruz de guía de la archicofradía de la Virgen del Carmen coronada. Un reguero de juventud carmelita ha acompañado a Santa Teresa, cuyo paso exornado con una rica variedad floral en distintos colores abría el camino a la Flor del Carmelo, cuyo paso ya ha estado haciendo las maniobras oportunas en la puerta de la iglesia de San Cayetano para de nuevo reencontrarse con su gente, con su entorno, con esos fieles que han estado todos los días en la novena y que ahora en esta tarde calurosa de julio la Virgen sale al encuentro de ellos.

La sevillana banda del Carmen de Salteras entonaba ya el Himno a la Virgen del Carmen, la gente aplaudía y el palio blanco de la Emperatriz de San Cayetano comenzaba su caminar. La Virgen ha lucido envuelta en esa elegancia que nos tiene acostumbrados, con un pecho cuajado de joyas regalo de sus fieles y devotos, entre estas se ha podido ver alguna de las que ha estrenado este año como el llamado medallón de la Piedad, tallado en sepiolita de escuela italiana del siglo XVIII. En cuanto al exorno, la Virgen ha llevado un conjunto de distintas variedades de rosas en colores champán o crema, salpicada por alguna que otra orquídea. Así ha comenzado a caminar la Emperatriz cordobesa bajando la Cuesta de San Cayetano con sus marchas de siempre guiada por Rafael Muñoz, su capataz, que este año, tras anunciar su retirada, es la última vez que acompaña a la Virgen del Carmen en su procesión, por ello en uno de los días de la novena ha recibido un homenaje de despedida por parte de la archicofradía. Visiblemente emocionado mandaba levantar a la cuadrilla. De nuevo la música para la Flor del Carmelo, que ya ha cruzado la avenida de las Ollerías para atravesar la Torre de la Malmuerta y, seguidamente, ingresar en los jardines de la Merced, donde, quizá refugiándose del calor, ha habido un gran número de fieles que esperaban a la Virgen. Tras su paso por los jardines el cortejo se encamina por lugares de gran belleza como la plaza de Capuchinos, la Cuesta del Bailío para de nuevo retornar a su iglesia conventual de San Cayetano por Mayor de Santa Marina.

La tarde poco a poco caía, el aire ha seguido siendo caliente pero la emoción ha sido la misma, las ganas de estar en la calle y contemplar estos pasos de la Virgen que de alguna maneranos recuerdan que el 16 de julio vuelve a ser lo que siempre fue, el día de la Virgen del Carmen, el día de la Madre del Escapulario.

Compartir el artículo

stats