Kiosco

Diario Córdoba

ENTREVISTA Rafael Fernández Criado Pregonero de la Semana Santa de Córdoba 2022

«Uno está en una cofradía para servir y no para lo contrario»

Rafael Fernández Criado. | A.J.GONZÁLEZ

El cofrade de la Soledad Rafael Fernández será este año el encargado de pregonar la Semana Santa 2022 en un acto que se desarrollará el día 2 de abril a las 20.00 horas en el Gran Teatro.

Para quien no le conozca, ¿quién es Rafael Fernández?

Cordobés, que quiere a su ciudad, a pesar de sus defectos. Padre de dos preciosas hijas. Que trabaja en la Seguridad Social. Que tiene la ironía como una forma de ver la vida. Que se siente músico, tanto en el coro de su hermandad como en el de Ópera. Enamorado de la Semana Santa desde niño, gracias a mis padres. Y que disfruta haciendo el Camino de Santiago… porque la vida es eso, un camino intentando tener momentos felices.

¿Dónde nacen sus raíces como cofrade?

Nacen a los pies del Rescatado, mirándolo a la cara en su capilla, de la mano de mis padres todos los viernes. Y empecé con la ilusión de una esclavina un Domingo de Ramos. Y en mi juventud, la Soledad me llamó en Santiago y hasta hoy, ahora en Guadalupe. Así empieza todo.

Su vinculación con el programa de Canal Sur ‘Paso a paso’ le ha hecho ver la Semana Santa desde otra perspectiva, ¿que destacaría de esa experiencia?

Me siento un privilegiado viviendo la aventura apasionante de sentir la Semana Santa a pie de paso. De buscar los sentimientos en las cofradías de los barrios. De la emoción de una abuela. De esa lágrima que se escapa. De sentir de cerca esos piropos salidos del corazón. La radio tiene algo especial, que sabe recoger como nadie la emoción de nuestra semana más esperada.

¿Cómo ha llevado esta espera desde que fue nombrado para pregonar la Semana Santa de 2020?

Pues cuidando y mimando a su pregón. Un pregón que pasó de la ilusión al desencanto. Que se contagió del virus. Que recuperó la esperanza con la vacuna. Que ha compartido el dolor de los que han sufrido con crudeza esta pandemia. Pero pregón y pregonero han recuperado la ilusión porque una nueva Semana Santa vivida en la calle la tenemos cerca.

¿Que ha cambiado de aquella primera idea de pregón al que finalmente pronunciará?

No ha cambiado mucho. La esencia se mantiene la misma. Ese pregón que la mayoría de los cofrades tenemos en la cabeza. Que soñamos siempre. Creo que este de 2022 es más maduro, más estilizado y con mayor ilusión si cabe.

Todos los pregoneros intentan innovar, ¿qué habrá de novedoso en su pregón?

Mi intención no es innovar. Mi único deseo es saber plasmar ese pregón que llevo trabajando y soñando durante dos años. Todos los pregones son únicos, porque son la visión de su pregonero. Y este será el de Rafael Fernández, que puede apasionar o no a algunos cofrades. Procuraré emocionar el 2 de abril desde el primer minuto. Espero conseguirlo. Luego, que cada uno opine.

De todos es conocido que usted tiene un sentido del humor muy particular ¿Habrá algún momento para la sonrisa?

Soy consciente de lo que significa la Semana Santa y su pregón, y si hay algún momento de cierta relajación en la solemnidad del acto, será mínimo. Lo importante es anunciar como se merece una Semana Santa histórica, que es la que tenemos a la vuelta de la esquina. El humor lo dejamos para nuestras tabernas con una copa de vino.

Entre todas las novedades de esta Semana Santa una de ellas es el cambio de sede de su hermandad de la Soledad. ¿Cómo lo valora?

Pues lo valoro positivamente, aunque tenga el corazón partío por mi cariño a Santiago. Pero el ver a la Soledad acompañada por niños y mayores que se acercan a rezarle a diario, lo compensa todo. Resulta evidente, para quien me conozca, que la Soledad tendrá un lugar preferente en este pregón. Ya era hora, por cierto.

¿Cómo ve el pregonero el momento actual de las cofradías?

Tenemos que ver qué incidencia han tenido estos dos años de pandemia en el sentir de nuestras hermandades. Ojalá salgan fortalecidas de este momento duro pero que ha sido ideal para reflexionar y meditar sobre lo que deber ser importante en una cofradía. Ni un martillo, ni un carguillo, ni un tambor. Lo importante, los titulares y unos hermanos, bien educados y formados en la fe.

¿Cómo está viviendo estas semanas previas al pregón?

Con mucha ilusión. Compartiendo los cultos con mis hermanos de la Soledad, cantando con su coro, contando en el programa de José Antonio Luque el orgullo de ser cofrade, con mi papeleta del Viernes Santo ya en la mano y ensayando el pregón, claro.

¿Qué cambiaría de la Semana Santa actual y recuperaría de la de antes?

De lo que vemos en la calle cambiaría poco. Me gusta ese espectáculo grandioso de mostrar a Jesús y su Madre en la calle. Y llevado al Templo Mayor de la ciudad. Pero sí que quitaría ciertas vanidades… a los que gobiernan alejados de sus hermanos… y sobre todo a aquellos que no saben que uno está en una cofradía para servir y no para lo contrario.

Un deseo para esta Semana Santa

Que volvamos a ser felices en una Semana Santa en la calle, pero sin olvidarnos nunca de los que han sufrido por el virus y a los que huyen de sus casas por culpa de una guerra.

Compartir el artículo

stats