Aún con el belén a medio recoger, los adornos navideños todavía puestos y con el desagradable recuerdo de la esperpéntica «no cabalgata» de los Reyes Mayos de la ciudad, el calendario nos lleva a la presentación del cartel anunciador de la Semana Santa 2022. Sin duda, el pistoletazo de salida formal de la misma. Un cartel que este año se recubre de luz y esperanza, aunque aún no sabemos lo que se representará en el mismo, lo que Nuria Barrera, César Ramírez y Raúl Berzosa, encargados de pintarlo, han plasmado en el lienzo, pero en nuestro interior sí que se alza como un rayo de esperanza, la esperanza de volver a ver las procesiones en las calles de la ciudad, volver a sentir otra vez, después de dos años, tantas y tantas sensaciones alrededor de nuestras queridas cofradías.

La presentación del cartel oficial de la Semana Santa cordobesa de este año no será un acto cualquiera, será un acto cargado de ilusión porque, si la séptima ola no lo impide, la Semana Santa volverá a las calles, volverá el esplendor cofrade de aquellos que con muy poco presupuesto saben bien lo que tienen entre manos o, al menos, se dejan asesorar por especialistas en la materia. Una Semana Santa que, de volver a la normalidad, eclipsará y olvidará, al menos hasta el año que viene, el sinsabor que un año más ha vuelto a dejar la «no cabalgata» de los Reyes Magos.