La hermandad de la Paz y Esperanza celebró en la noche de ayer un especial Vía Crucis presidido por la imagen de su titular, Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia.

El piadoso rezo se llevó a cabo al aire libre, concretamente en el antiguo huerto del convento de Capuchinos. Así, tras la misa celebrada en la iglesia del Santo Ángel, los hermanos de la Paz se dirigieron hacia la nave anexa al convento de Capuchinos, desde donde la cofradía hace su salida cada Miércoles Santo. Allí esperaba la imagen de Jesús de la Humildad y Paciencia sobre su parihuela, vestido en esta ocasión con túnica blanca y escoltado tan solo por cuatro hachones.

13

Vía Crucis de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia por el patio interior del Convento de Capuchinos. Manuel Murillo

Los hermanos de la Paz que pudieron participar en este acto rezaron las 14 estaciones de la Vía Sacra siempre cumpliendo con las medidas sanitarias vigentes, así como con el aforo permitido.

Un Vía Crucis que, pese a todos los inconvenientes derivados de la pandemia, se vivió con gran intensidad dejando imágenes para el recuerdo. La próxima cita con la hermandad de la Paz será el 26 de marzo, Viernes de Dolores, día en el que la venerada imagen de María Santísima de la Paz y Esperanza estará expuesta a la veneración de los fieles en horario de 9.00 a 20.00 horas en las iglesia del Santo Ángel (Padres Capuchinos).