El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, abrió anoche con un simbólico toque con un martillo de plata la puerta de la iglesia de San Jacinto y, con ello, el Año Jubilar Mariano concedido por la Santa Sede a la hermandad de los Dolores con motivo del 50 aniversario de la coronación canónica de la Virgen de los Dolores.

El prelado llegó ante la puerta del templo tras una procesión claustral desde la casa de hermandad, y tras una oración al efecto pidió la apertura de la puerta en un momento histórico en el mundo cofrade cordobés al abrirse un año jubilar promovido por una hermandad tan firmemente anclada en la sociedad cordobesa en los tres últimos siglos. En las palabras posteriores de Demetrio Fernández, el obispo consideró el Año Jubilar como una ocasión para "ser llamados a la gracia de la Virgen" y un año para "reencontrarse con el Señor" a través de esta advocación. Más tarde, y ante los primeros representantes de las instituciones civiles y religiosas cordobesas y la iglesia repleta de fieles, se leyó el decreto del Papa Francisco concediendo el Año Jubilar, concluyendo el acto el periodista y hermano de la cofradía Jesús Cabrera con una breve e intensa exaltación a la Virgen.

Numerosos fieles siguieron la ceremonia mediante una pantalla gigante que se instaló en la plaza de Capuchinos, entorno que ya se llenaba de público para, en 400 localidades, seguir el concierto de Noches de mi Ribera, los primeros que pasada la medianoche felicitaron con sus canciones su onomástica a la Virgen de los Dolores.

La celebración en torno a la Virgen de los Dolores continuará hoy con la fiesta de regla de la hermandad, que dará comienzo a las 11 horas, oficiada también por el obispo. Durante el día, la iglesia de San Jacinto permanecerá abierta al culto para facilitar las visitas a la Virgen.

El año jubilar concluirá el 8 de mayo de 2016 tras un denso programa de actos. De hecho, hoy mismo, a las 20.30 horas en la fundación Miguel Castillejo, el exhermano mayor, Juan José Jurado Jurado, pronunciará la conferencia Córdoba y la Virgen de los Dolores . Entre las citas de este Año Jubilar se encuentra un triduo en la Catedral, del 6 al 8 de mayo, para el cual la Virgen de los Dolores será trasladada visitando siete conventos de la ciudad en su recorrido.