Una de las principales preocupaciones actuales del sector agrario cordobés es la falta de agua, consecuencia de la escasez de precipitaciones que tiene visos de continuar a tenor de los efectos del cambio climático, según los expertos. En este contexto, es cada vez más importante optimizar el llamado riego deficitario en las explotaciones, o estrategia de riego para tiempos de sequía que busca mantener la máxima producción posible de los cultivos contando con menos agua.

En este contexto, y en la búsqueda de una agricultura más sostenible para hacer frente al cambio climático, cabe destacar el innovador proyecto Morera (sistema para la Monitorización del Riego Eficiente y el Rendimiento Agrícola), en el que participa el grupo de investigación Manejo y Conservación del Agua y el Suelo del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) de Córdoba, dentro de un consorcio público-privado cuyo objetivo «es elaborar recomendaciones y programas de riego personalizados, y de fertirrigación para aportar nutrientes al suelo, para cada parcela, mediante la inteligencia y las imágenes por satélite», como explican Victoria González y Francisco Orgaz, investigadores del citado grupo del IAS-CSIC.

Equipo: Desde la izquierda, Francisco Villalobos, Francisco Orgaz, Elías Fereres, Victoria González y Luca Testi, parte del grupo.

Además del IAS-CSIC forman parte de este proyecto tres empresas tecnológicas con sede en Madrid (Lidax, Aseoptics y Thales Alenia Space), una empresa sevillana de consultoría agrícola (Tepro, con sede también en Córdoba); y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y la Universidad de Valencia.

El proyecto podría reducir hasta un 25% la necesidad de agua en los cultivos, integrando datos de múltiples fuentes y desarrollando una nueva generación de instrumentos y sensores espaciales miniaturizados y compactos para la teledetección. Morera, que comenzó a desarrollarse el pasado año y se extenderá hasta finales del 2023, tiene un presupuesto total de 5,33 millones de euros, 3,84 millones de ellos subvencionados por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación). No en vano, este proyecto responde a uno de los retos de la convocatoria Misiones Ciencia e Innovación, con la que el CDTI busca soluciones a problemas con alto impacto en la sociedad mediante tecnologías innovadoras.

Entre otras cuestiones, el proyecto incluye recomendaciones de riego deficitario, en el que el citado grupo de investigación del IAS viene trabajando desde hace años, según recuerda Francisco Orgaz; y predicciones de cosechas más precisas optimizando la productividad a lo largo del ciclo de los cultivos.

«El sistema integral de Morera garantizará que los datos aporten valor al agricultor final, gracias al desarrollo de nuevas técnicas y sensores aplicados a la teledetección, y plantea crear una nueva generación de instrumentos miniaturizados para ello», señala Victoria González. Asimismo, este proyecto invesitigará nuevos algoritmos para el procesado de imágenes de teledetección con aprendizaje automático para optimizar las decisiones de los agricultores. Además, y según los integrantes del consorcio, Morera también es un proyecto pionero en Europa en utilizar el infrarrojo térmico para calcular la evapotranspiración y el estrés hídrico, lo que permitirá gestionar mejor el riego deficitario, según sus integrantes. En definitiva, un proyecto con presencia cordobesa que busca dar respuesta a las necesidades de los agricultores en el contexto del cambio climático.