El centro del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) de Cabra y la empresa Único Vinagres y Salsas de Doña Mencía están cooperando actualmente en el desarrollo de una gama de vinagres de vino aromatizados con frutas naturales, un proyecto por el que se apuesta por la fusión de alimentos de marcado carácter mediterráneo, como el membrillo, la granada y el higo, con vinagres de vino elaborados en Andalucía.

De esta forma, se pretende contribuir a la diversificación de la producción vitivinícola de la región ofreciendo nuevos productos que presentan una alta demanda en los mercados nacional e internacional.

Para ello han firmado un convenio en el marco del Proyecto de Transferencia y Cooperación en Vitivinicultura Andaluza (Transviti), cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) dentro del Programa Operativo de Andalucía 2014-2020, ya que la excelente calidad de los vinagres de Andalucía es una realidad avalada por las tres denominaciones de origen que reúne la comunidad autónoma, alcanzando casi el 50% del total mundial. Además, estos productos andaluces cosechan continuamente premios y menciones en concursos internacionales.

GRAN COMPLEJIDAD

Los vinagres de esta región se caracterizan por contener un grado acético superior al de los comunes y, sobre todo, por su gran potencia y complejidad aromática y gustativa, marcada por la materia prima y, sobre todo, por las crianzas de larga duración. La nueva línea de vinagres aromatizados podría aprovechar nuevos nichos de mercado, ya que los vinagres con frutas ofrecen equilibrios gustativos acordes a las preferencias de los consumidores actuales.

Esta iniciativa se enmarca en el proyecto que la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible viene desarrollando a través del Ifapa en la adaptación de los alimentos y bebidas a las demandas de los consumidores. Para lograr este objetivo, los científicos y especialistas del Ifapa colaboran con diversas entidades privadas de la región, entre otras líneas de investigación, en la caracterización genética de los cultivos o en el desarrollo de nuevos productos agroalimentarios.

Así, también se colabora con la empresa Fresas Nuevos Materiales (FNM), en una iniciativa encaminada a utilizar marcadores moleculares para seleccionar de manera más eficiente las mejores variedades de fresa. Su objetivo final es seleccionar los tipos de cultivo más adecuados, tanto a las condiciones agroclimáticas como a los gustos de los consumidores. En concreto, este trabajo común en el ámbito de la I+D se centra en la optimización de tests de ADN predictivos para conocer, por un lado, la resistencia de cada fruto a las enfermedades, y por otro, sus características de calidad.

De esta forma, en este caso se avanzará para lograr una mayor eficiencia de los programas de mejora de fresas.