Actualidad blanquiverde

El Córdoba CF blinda su portería: Carlos Marín, hasta 2027

El guardameta blanquiverde renueva su compromiso con la entidad por las tres próximas campañas

Carlos Marín, junto al CEO Antonio Fernández Monterrubio, celebrando su centenario blanquiverde antes de la vuelta de la final del play off.

Carlos Marín, junto al CEO Antonio Fernández Monterrubio, celebrando su centenario blanquiverde antes de la vuelta de la final del play off. / manuel murillo

Miguel Heredia

Miguel Heredia

Un movimiento de calado. Era un secreto a voces, incluso confesado entre la euforia del ascenso, aunque ya tiene carácter oficial: el Córdoba CF y el meta Carlos Marín seguirán ligados hasta 2027. Se prolonga, por tanto, otras tres campañas la estancia del almeriense en la entidad, a la que llegó en 2021 en plena revolución tras el descenso a Segunda RFEF. Tres cursos más tarde, con dos promociones de por medio, así, el «13» seguirá siendo una de las piedras angulares del ambicioso proyecto liderado por Iván Ania, que en las próximas fechas espera seguir sumando adeptos, en forma de fichajes -y más renovaciones-, a la nueva causa en Segunda División.

Llegó como apuesta

El arquero cuenta con un aval contrastado. Llegó en pleno proceso de reformas después del descalabro del curso 2020-2021, con el consiguiente aterrizaje en la cuarta categoría del fútbol nacional tras la reestructuración de divisiones procedentes de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Su llegada, eso sí, se produjo con un cartel discreto. Fichó como teórico suplente de Felipe Ramos, incorporado previamente desde el Sanse, para atornillar la portería blanquiverde de cara a la campaña 2021-2022. 

Su buen hacer, no obstante, acompañado de actuaciones destacadas, acabaron catapultando al almeriense del banquillo a la titularidad, con un papel fundamental a la hora de conquistar el campeonato en el Grupo 4, por ende el ascenso directo a Primera Federación, que acabó sellado con un mes de anticipo. En ese lapso tuvo tiempo para sumar 21 encuentros bajo palos, conceder 14 goles, al igual que para establecer el arranque de un dominio en la portería blanquiverde que se mantiene hasta la fecha. 

Consolidado y héroe

Fue algo más complejo el curso 2022-2023 en conjunto. Comenzó lanzado, en sintonía con la tendencia deportiva, aunque las malas dinámicas, incluida la hilada en la segunda vuelta, que echó raíces, acabaron mermando su rendimiento. Con todo, sumó 37 encuentros y acabó encajando un total de 36 dianas, aunque igualmente dejó buenas sensaciones. Fue titular absoluto tanto a las órdenes de Germán Crespo como de Manuel Mosquera, que actuaron como puente hasta la actual “era” de Iván Ania.

Ya con el técnico asturiano comandando el Córdoba CF en el recién concluido ejercicio, el guardameta tuvo continuidad. En sus guantes radica buena parte del éxito cosechado a lo largo de la temporada natural, también de la fase de ascenso. Paradas antológicas han quedado para la galería a lo largo del año deportivo, incluidas algunas especialmente singulares, con valor ingente, como las protagonizadas en la vuelta de la final del play off frente al Barça Atlétic en El Arcángel. No fue para menos su aportación a lo largo del calendario ordinario, en el que elevó su cifra de participaciones con la blanquiverde al centenario -ya suma 101-, después de disputar la friolera de 36 envites durante el curso. 

También acabó cerca de adjudicarse el título de Zamora del Grupo 2 -que se llevó Alfonso Herrero, del Málaga-, tras haber lamentado únicamente 29 tantos en el grueso del campeonato regular. 

Carlos Marín celebra el ascenso del Córdoba CF en la zona mixta de El Arcángel.

Carlos Marín celebra el ascenso del Córdoba CF en la zona mixta de El Arcángel. / manuel murillo

A por más hitos

El cuaderno de gestas particular del almeriense, además, podría seguir engrosándose de cumplir el período pactado en su nuevo contrato. Hasta la media docena de temporadas defendiendo la blanquiverde se marcharía dicha estancia, en esa línea, superando en consecuencia la marca de piezas icónicas en la entidad como Luna Toledano -ubicado en la década de los 70 y 80-, para quedar como el segundo portero con más participaciones en el club a lo largo de su historia, tan solo por detrás de la cifra del mítico Miguel Ángel Molina.

«Desde el club, nos alegramos enormemente de que Carlos Marín siga con nosotros, deseándole que pueda continuar cosechando éxitos para el Córdoba CF», finaliza el comunicado emitido por la entidad, en la que se fecilita y desea prosperidad a uno de sus baluartes.