Sala de prensa

Adrián Lapeña, liderazgo y experiencia para la final ante el Barça Atlétic

El central riojano, pilar en el entramado defensivo del Córdoba CF, destacó la importancia de hacerse con la “pelota” para reducir el empuje del filial culé

“Esperemos que este fin de semana, entre los 21.000 que vienen y todos los que estén apoyando desde fuera, podamos hacer algo bonito”, indicó respecto a la afición

Adrián Lapeña realiza un desplazamiento del balón durante un encuentro de este curso en El Arcángel.

Adrián Lapeña realiza un desplazamiento del balón durante un encuentro de este curso en El Arcángel. / manuel murillo

Miguel Heredia

Miguel Heredia

Una voz experta en planes ambiciosos y un protagonista consagrado en el manejo de aquello a lo que denominan presión. Líder de la defensa y pilar en el vestuario, el primer año de Adrián Lapeña en el Córdoba CF se ha convertido en una clase magistral de adaptación, crecimiento y oficio, también de ambición. Comenzó con voluntad aunque dubitativo el riojano, al que le costó entrar en los planes del equipo después de un arranque errático en Liga. La mejoría colectiva, acompañada de la parcela individual, consiguió reforzarlo como uno de los baluartes de la defensa, mientras que el avance del campeonato, unido a la baja de Dragisa Gudelj, han acabado colocándolo como el líder de una retaguardia que este fin de semana espera despedir el campeonato en Las Tendillas.

Para cerrar la noche del domingo en la céntrica plaza de la capital, sinónimo de ascenso a Segunda División en este contexto, no obstante, tocará antes pasar la minuciosa prueba que anda preparando el Barça Atlétic (21.00 horas, FEF TV y Canal Sur), listo para presentar una batalla titánica en el duelo de vuelta de la final por la promoción y con numerosos argumentos para buscar la inquietud en la empresa blanquiverde, aunque no su decisión. «Son once meses, casi doce, trabajando para ello. Tenemos mucha ilusión puesta. Estamos trabajando bien, corrigiendo un par de cosas que hicimos mal el otro día. Sabemos que delante vamos a tener un rival muy fuerte, muy intenso. Nos tienen que ganar, eso lo tenemos en la cabeza, pero nosotros, como siempre, salimos a ganar todos los partidos, este no va a ser menos», expresó el zaguero con vistas al pleito. 

El resumen de un año

Paradójicamente, en un suspiro, apenas cuatro cruces en el mejor de los casos, o lo que es lo mismo, un play off al uso, acaban traducidas -y casi pendiendo de un hilo- las aspiraciones de toda una campaña. Sabe de buena mano lo que es eso el ex del Deportivo de la Coruña, que a lo largo de su trayectoria, focalizada en entidades punteras dentro de la categoría de bronce, ha tenido que manejar tesituras más que similares en repetidas ocasiones: «El equipo está trabajando duro, estamos intentando corregir los pequeños errores que tuvimos el otro día, para que no se vuelvan a repetir. Con ganas e ilusión de que llegue el domingo. Es para lo que estamos trabajando todo el año, estamos ansiosos de que llegue ya para poder hacer un buen partido y poder celebrarlo con nuestra gente», recalcó, dando una importancia crucial a los preparativos y clima en torno a la gran cita. 

Obviando lo propio, eso sí, el «4» blanquiverde, que cerró el calendario regular como el cuarto futbolista de campo más empleado por Iván Ania, tampoco se fía de un cuadro dependiente azulgrana que llegará con la necesidad -obligado a ganar para lograr el salto de visión- por bandera. La clave: conquistar la posesión. «Prácticamente espero lo que vimos el fin de semana pasado. Un equipo que venga a quitarte la pelota, a meterte en tu área. Creo que nosotros salimos todos los partidos a ganar, tenemos que intentar quitarles la pelota. Si no tienen el balón, les cuesta, por lo tanto ese va a ser uno de los puntos importantes, que consigamos generarles superioridad con el balón. Trataremos de conseguirlo para tener un pasito muy importante» , avisó. 

Adrián Lapeña, a la izquierda de la imagen, se prepara para controlar el esférico durante una sesión de esta semana.

Adrián Lapeña, a la izquierda de la imagen, se prepara para controlar el esférico durante una sesión de esta semana. / A.J. GONZÁLEZ

El papel de la afición

Hasta el seno del vestuario califa ha penetrado la ilusión despertada en la ciudad y provincia a lo largo de la presente fase. Banderas, ambientes de gala, charlas y coloquios cordobesistas, declaraciones cruzadas y dos llenos absolutos en El Arcángel han sido la respuesta de la afición a la andadura emprendida hace tan solo unas semanas, primero con una parada inicial extraordinaria ante la Ponferradina y ahora una reválida de alma y corazón ante los barceloneses, a los que tanto desde la entidad, como desde el graderío, se les prepara un infierno: «Lo primero que tenemos que decirles es gracias, por la ilusión que han puesto en este partido. Sabemos que también a ellos les da la vida el subir de categoría, lo están demostrando. Tenemos mucha confianza por parte de ellos, no queda otra que el domingo en el terreno de juego devolvérsela. Vamos a pasar también momentos malos y, al igual que el día de la Ponferradina, nos dieron ese impulso para poder sacar el partido adelante. Esperemos que este fin de semana, entre los 21.000 que vienen y todos los que nos estén apoyando desde fuera, podamos hacer algo bonito», zanjó orgulloso.