Actualidad blanquiverde

Play off de ascenso a Segunda | El espíritu de Uli Dávila en Barcelona

El mexicano protagonizó hace una década la única victoria del Córdoba CF en sus visitas al filial del FC Barcelona en toda la historia

Aquel triunfo metió al conjunto blanquiverde en puestos de eliminatorias de ascenso, camino que culminó el 22 de junio en el Gran Canaria

Uli Dávila celebra su gol al Barcelona B en el Mini Estadi, el 3 de mayo del 2014.

Uli Dávila celebra su gol al Barcelona B en el Mini Estadi, el 3 de mayo del 2014. / LOF

Ignacio Luque

Ignacio Luque

El Córdoba CF jugaba un 3 de mayo del 2014 en el Mini Estadi. Era un lugar diferente para el conjunto blanquiverde, que alzaba entonces la vista para contemplar, al lado, un Camp Nou que evocaba aquella eliminatoria de poco más de un año antes contra los mayores. Un Córdoba CF bajo mando de Rafa Berges visitó al Barça de Messi en Copa y poco después tocó visitar al filial. Casi 200 cordobesistas se dieron cita para apoyar a los suyos y se hicieron notar durante todo el encuentro desde el primer minuto, cuando se arrancaron con el «Sobre el campo, la verdad...».

"¡Once horas de táctica!"

En el palco se encontraba Josep Maria Bertomeu. También Robert Fernández, que se hacía fotos con unos y otros, azulgranas y blanquiverdes. Y también Pepín, amigo de Ángel Torres, presidente del Getafe, exjugador fino y hermano del siempre recordado Litri. Ese día, los madrileños jugaron en el Camp Nou. Al final, los comentarios entre periodistas de Barcelona señalaban que el rival escribió el guion y este se cumplió a rajatabla. La derrota ante un ex como Albert Ferrer duele siempre algo menos. Un lugar diferente, un día diferente, una victoria diferente. Ferrer hablaba a la prensa y segundos antes se oían las voces salir desde el vestuario cordobesista. Felicitaciones, golpes, gritos y, en general, alegría. Pero sobre todos ellos un comentario de un jugador del Códoba CF de entonces: «Joder, ¿no iba a salir bien? ¡Si nos hemos chupado once horas de táctica, once!».

Eusebio y Ferrer bromean antes del encuentro entre el filial culé y el Córdoba, en mayo del 2014.

Eusebio y Ferrer bromean antes del encuentro entre el filial culé y el Córdoba, en mayo del 2014. / LOF

Uli Dávila había cogido protagonismo en aquel Córdoba CF del Chapi Ferrer, que cambió la idea, el sistema y todo después de aquel triunfo, también el primero en la historia, en El Molinón, ante el Sporting. Había que dejarse de delicadezas o de apelar al fútbol. Había que competir. Ganar. Era lo único que le valía a un Córdoba CF que en su visita al Mini Estadi ante el filial del Barcelona ya era otro equipo.

Golazo con la zurda y al palo largo

Uli Dávila lo firmó. Había comenzado la temporada siendo contestado absolutamente por todos, empezando por el que era su propio entrenador. El cambio de banquillo le vino bien a él y le vino bien al Córdoba CF. Tras volver a firmar otro encuentro de trabajo defensivo y presión continua, el mexicano se vio comprometido a aparecer. Llegado el minuto 72, el delantero blanquiverde recibe un saque de banda de Gunino encajado en la zona del extremo derecho. El mexicano se va de Edgar Ié, finta a Samper y dispara con la zurda un tremendo disparo colocado al palo largo, inalcanzable para Masip.

Danis Suárez, entre Gunino y Uli Dávila, aquel 3 de mayo del 2014.

Danis Suárez, entre Gunino y Uli Dávila, aquel 3 de mayo del 2014. / LOF

La primera victoria en la historia del Córdoba CF conseguida por primera vez en Gijón, en marzo del 2014, supuso un suspiro de alivio, pero poco más. El primer triunfo en casa del filial del Barcelona, primero en la historia, supuso un cambio en la mentalidad de no pocos seguidores blanquiverdes. Era ya primeros de mayo y esos tres puntos con el golazo del mexicano supusieron la entrada del Córdoba CF en puestos de eliminatorias de ascenso a Primera División.

Pau Víctor y Unai, herederos de Denis Suárez o Sandro

Esa victoria sobre los Denis Suárez, Sandro, Espinosa, Grimaldo, Munir, Dani Nieto o Adama Traoré, relevados ahora por los Marc Casadó, Marc Bernal, Unai Hernández o Pau Víctor, suponía que el Córdoba CF daba motivos más que suficientes en ese final de temporada para creer que podía pelear por el ascenso a Primera División.

Xisco releva a Arturo en el Mini Estadi, durante el Barça B-Córdoba CF de mayo del 2014.

Xisco releva a Arturo en el Mini Estadi, durante el Barça B-Córdoba CF de mayo del 2014. / LOF

Tal era el compromiso del mexicano que pocas semanas después, en Huelva, jugó infiltrado y con el tobillo como una bota. Por poco firma allí también la clasificación matemática para las eliminatorias de ascenso. Pero daba igual, porque poco después sí certificó el Córdoba CF el viaje a un sueño que se hizo realidad poco después, aquel 22 de junio del 2014 en el Gran Canaria. Y de nuevo con Uli Dávila como gran protagonista para el éxito blanquiverde.

Será el espíritu al que deba apelar el Córdoba CF este domingo en el Johan Cruyff. Aquel Barça B también era teóricamente muy superior al Córdoba CF, que se llevó de allí los tres puntos y la confirmación de que pelearía por el ascenso a Primera. Y lo logró.

Suscríbete para seguir leyendo