La crónica

Un Córdoba CF con carácter da un sufrido paso hacia el ascenso ante el Barcelona Atlétic

En una gran primera parte, el equipo de Iván Ania se adelantó con un tempranero gol de Alberto Toril

A pocos minutos del final, Pocho logró el tanto del empate para un Barcelona Atlétic que sólo funcionó a arreones

Los jugadores del Córdoba CF saludan a su afición

Manuel Murillo

Ignacio Luque

Ignacio Luque

El Córdoba CF dio un paso hacia al ascenso al arrancar un empate en la ida de la final contra el Barcelona Atlétic, en el Johan Cruyff, tras adelantarse primero en el marcador por mediación de Alberto Toril (min. 9) y encajar el tanto del empate a poco del final (min. 88) por mediación de Pocho. Las espadas siguen en todo lo alto, está claro, pero es evidente que para el encuentro de vuelta, al equipo blanquiverde le valen dos de los tres resultados posibles.

La sorpresa en el once anota el gol

En el inicio, Iván Ania sorprendía dando la titularidad a Alberto Toril en la punta de ataque blanquiverde en detrimento de un Antonio Casas que, precisamente, había sido el mejor de los suyos en la vuelta de la semifinal contra la Ponferradina, en El Arcángel. El asturiano, posiblemente, pretendía aprovechar la envergadura del mallorquín frente a los centrales culés y, sobre todo, la capacidad de Toril para aguantar el balón de espaldas para generar segunda jugada. Por su parte, Rafa Márquez eligió al once previsible, quizá la única duda estaba entre Domínguez y Pelayo y se decidió el mexicano finalmente por el hijo de Sergio Fernández, aquel central del Sporting de Gijón y del Osasuna, entre otros.

La puesta en escena del Córdoba CF fue inmejorable. De hecho, los primeros cinco minutos de encuentro se jugaron en campo del filial azulgrana, con una medular blanquiverde empujando, y mucho, ante los intentos de salida del equipo de Rafa Márquez, infructuosos hasta el minuto seis, primera vez que se vio a Marc Casadó tocando el balón en campo cordobesista, aunque sin peligro para Carlos Marín.

El Córdoba CF continuaba empujando y llegados al minuto nueve, el equipo de Iván Ania asestaba el primer golpe a su adversario, precisamente aprovechando una de sus debilidades: el juego aéreo. Adilson Mendes se mostraba bullicioso en banda izquierda, se marchaba de Moha y colocaba un centro al corazón del área azulgrana, en donde Alberto Toril le gabana la posición a Mika Faye para meter la cabeza y batir a Marc Vidal.

La afición blanquiverde en el estadio Johan Cruyff

Manuel Murillo

Si la mejor manera de ganar una batalla es asestando el primer golpe, el Córdoba CF cumplía la máxima y dejaba a Rafa Márquez y a sus chavales con algo más que dudas cuando apenas se había jugado el 10% del encuentro.

El Barcelona Atlétic acusa el mazazo y empuja

Intentaba recuperarse del mazazo el Barcelona Atlétic, pero el Córdoba CF no lo permitía, acogotándole en su terreno de juego, sin dejarle salir. De hecho, Ramo Andrés se comió una clara falta sobre Adilson Mendes al borde del área azulgrana tras una dejada de tacón de Alberto Toril que le hubiera dejado solo ante Marc Vidal (min. 12). Sin tiempo a lamentaciones, Kuki Zalazar volvía a poner a prueba al portero culé con un disparo desde la corona del área, pero Marc Vidal respondió muy bien al seco disparo del uruguayo.

La afición cordobesista vive con pasión el play off de ascenso en Vista Alegre play

A. J. González

Ejemplo de la gran puesta en escena que tuvo el Córdoba CF lo dio el Barcelona Atlétic, firmando su primera llegada al área blanquiverde en el minuto 16. Llegada, que no ocasión. El Córdoba CF no sólo dominaba al filial azulgrana, sino que controlaba el ritmo de partido, algo que se echaba de menos en no pocos encuentros a lo largo de la temporada, sobre todo en su recta final.

Una enorme salida de Isma Ruiz con el balón controlado, superando a Marc Casadó para avanzar y abrir a banda a Adilson Mendes para que este generara peligro con un balón al área culé fue el mejor ejemplo (min. 17) de que el Córdoba CF, por momentos y si no fuera por la importancia y trascendencia del encuentro, parecía estar incluso a gusto.

La primera ocasión para el Barcelona Atlétic llegó como consecuencia de una desaplicación del Córdoba CF en la contención defensiva tras pérdida en ataque. Casadó se le marchó a un adelantado Isma Ruiz y montó un contragolpe en el que Moha recibió el balón en el área cordobesista, pero su disparo salió algo mordido, por lo que Carlos Marín se hizo con él sin excesivos problemas (min. 21).

Pasado el primer cuarto de encuentro, el Barcelona Atlétic intentaba reaccionar, tenía algo más el balón y merodeaba el área blanquiverde, sin éxito, mientras que el equipo de Ania seguía funcionando, convirtiendo a Adilson en su gran arma. Una jugada empezada por Carracedo por la derecha, cortando hacia dentro, terminó en la izquierda, con Adilson cediendo a Calderón que, en su primera incursión atacante se sacó un centro que atajó Marc Vidal antes de que pudiera crearle más problemas (min. 25).

Dado que con su estilo clásico no lograba nada, el equipo local probó de otras maneras. Pelayo lanzaba desde la defensa un balón largo a Marc Guiu, al que Matías Barboza aguantó la carrera, pero no le dio para llegar al balón, al que se adelantó Carlos Marín. (min. 28).

Llegada la media hora de encuentro, este se adentró en una espiral de ida y vuelta, con Marc Guiu intentando llegar al área cordobesista y Adilson insistiendo en su banda y generando problemas a los culés. Pelayo se resbaló y el portugués a punto estuvo de aprovechar la ocasión. Todo se calmó con una falta de Alberto Toril sobre Moha que igual mereció amonestación (min. 32). Esos pocos minutos de cierta locura tocaron a su fin y el choque entró en una fase valle. Se tocaba en el centro del campo, se intentaba con pases largos, pero poco más.

Avisó Pau Víctor en el minuto 39 de que las hostilidades se iban a romper y en el 40, una gran conexión entre Unai Hernández, Pau Víctor y Gerard Martín terminó con una gran intervención de Carlos Marín, que evitó el gol que se cantaba ya en la grada del Johan Cruyff, sacando el balón por la línea de fondo y forzando el correspondiente saque de esquina.

Segunda parte en la que reaccionan los culés

El Barcelona Atlétic vivía sus mejores momentos en el primer tiempo y Marc Bernal se sacaba un gran disparo desde 25 metros al que respondía Carlos Marín con una gran intervención (min. 43). En cualquier caso, el Córdoba CF había logrado que durante 40 minutos no apareciera prácticamente ninguna de las grandes cualidades del filial azulgrana. Y tocaba aguantar ese rato final hasta que Ramo Andrés decretara el final de la primera parte.

Mika Faye, ante Adilson Mendes, en una acción de la segunda mitad.

Mika Faye, ante Adilson Mendes, en una acción de la segunda mitad. / MANUEL MURILLO

Gerard Martín metía un centro peligroso al área blanquiverde al que respondía Carlos Marín sacando el puño (min. 44) y el equipo de Rafa Márquez, ya descaradamente, sitiaba el área cordobesista en ese final del primer acto.

Diarra, en todo caso, logró meter el miedo en el cuerpo de los azulgranas con una gran jugada, arrancando desde atrás con un pase final a la espalda rival que recogió Alberto Toril, pero Ramo Andrés decretó fuera de juego. Incluso en los mejores momentos del Barcelona Atlétic, el Córdoba CF mantenía opciones de buscar el área culé, por lo que la primera parte finalizó con la sensación de que el equipo de Iván Ania fue mejor en la primera mitad del primer acto. Luego, el juego se equilibró, mientras que en la recta final de esa primera parte el Barcelona Atlétic fue encontrándose cada vez mejor hasta el punto de generar sus primeras ocasiones. Un notable primer acto por parte del Córdoba CF al que había quedar continuidad en la segunda parte.

El Barcelona Atlétic salió en la segunda parte como se esperaba. Si no era en tromba, se le parecía. El equipo de Rafa Márquez se fue a por el partido definitivamente, mientras que el Córdoba CF le esperaba en su campo. Esa presión del primer acto era imposible de mantener a lo largo de 90 minutos.

Las combinaciones por dentro del conjunto azulgrana comenzaban a sucederse y Unai Hernández aparecía más de lo que hubiera deseado Iván Ania y Carlos Albarrán, que era el que tenía que contenerle. El lateral badalonés evitaba el cabezazo de Marc Guiu a centro de Pau Víctor (min. 60) en el mejor momento del filial culé en todo el partido, remachado con una delicatessen del propio Marc Guiu ante Lapeña, a quien le hizo un uno-dos sobre la línea de fondo, aunque sin resultado para el marcador. Ante el acoso azulgrana, Iván Ania movió el banquillo. Introdujo a Casas y Sala para sentar a Carracedo y Toril, con lo que Kuki pasó a banda derecha y Diarra ocupó el espacio de la mediapunta. Acertó el asturiano, ya que en los diez minutos inmediatamente siguientes a los cambios, las alegrías azulgranas no sólo mermaron, sino que desaparecieron.

El Córdoba CF se agota

Pese a que Simo también dio el relevo a Adilson Mendes, el Córdoba CF daba síntomas de agotamiento en el último cuarto de hora de encuentro. El recién entrado Pocho cabeceaba un centro de Unai Hernández que volvió a levantar el ánimo de la grada del Johan Cruyff (min. 76), pero al menos, durante un cuarto de hora, el conjunto cordobesista logró dormir al filial culé. Faltaba el arreón final.

Yussi Diarra grita el gol de Alberto Toril para el Córdoba CF ante el Barcelona Atlétic.

Yussi Diarra grita el gol de Alberto Toril para el Córdoba CF ante el Barcelona Atlétic. / MANUEL MURILLO

Antonio Casas abrió con una ocasión clara para el Córdoba CF la recta final del encuentro (min. 79), con un disparo desde la frontal que Marc Vidal rechazó con serios problemas, aunque al Barça Atlétic y al Johan Cruyff se les veían con ganas de ese arreón final. Y la manera de hacerlo era tensionando el partido al límite. Era curioso, porque el conjunto blanquiverde pecó más de pardillo que un equipo filial, que tuvo todos los «detalles» para que esos minutos finales se vivieran con una tensión máxima, incluidas amarillas a Kike Márquez o Antonio Casas y expulsión para de Ismael Bolívar, utillero cordobesista. O fue pardillo el Córdoba CF o peor, contribuyó al calentamiento del encuentro.

A falta de dos minutos para el final, en una serie de fatalidades para los de Ania, Pocho lograba el empate y el Johan Cruyff enloqueció. El final del encuentro fue una locura, un desorden completo, pero sin ocasiones para uno u otro equipo, salvo un acercamiento de Simo Bouzaidi.

Lo que dejaba claro el Córdoba CF era que el primer golpe en la final por el ascenso era suyo y que era el equipo que más se acercaba al objetivo: jugar en el fútbol profesional la próxima temporada. El partido del próximo domingo, en El Arcángel, será memorable.

Ficha técnica

1-Barcelona Atlétic: Marc Vidal, Héctor Fort, Domínguez, Mika Faye, Gerard Martín, Marc Casadó, Marc Bernal, Unai Hernández, Moha, Mac Guiu, Pau Víctor.

Cambios: Dani Rodríguez por Héctor Fort (68’), Pocho por Marc Guiu (72’), Guillermo por Marc Bernal (84’).

Entrenador: Rafa Márquez.

1-Córdoba CF: Carlos Marín, Carlos Albarrán, Adrián Lapeña, José Antonio Martínez, Calderón, Isma Ruiz, Yussi Diarra, Cristian Carracedo, Kuki Zalazar, Adilson Mendes, Alberto Toril.

Cambios: Antonio Casas por Alberto Toril (63’), Álex Sala por Carracedo (63’), Simo Bouzaidi por Adilson Mendes (74’), Iván Rodríguez por Kuki Zalazar (81’), Kike Márquez por Diarra (81’),.

Entrenador: Iván Ania.

Goles: 0-1 (9’) Alberto Toril. 1-1 (88’) Pocho.

Árbitro: Ramo Andrés (C. Aragonés). Mostró cartulina amarilla a Pelayo (36’), Alberto Toril (36’), Calderón (47’), Marc Vidal (66’), Marc Guiu (70’), Pocho (81’), Kike Márquez (83’), Antonio Casas (85’), Moha (90’), Albarrán (90’).

Incidencias: Estadio Johan Cruyff. Lleno. 5.141 espectadores, con unos 300 cordobesistas.

Suscríbete para seguir leyendo