Actualidad blanquiverde

El Córdoba CF ante el play off de ascenso a Segunda: cinco blanquiverdes saben de qué va

Futbolistas como Carracedo, Kike Márquez, Lapeña, Leiva y Kuki Zalazar presumen de experiencia previa en la fase

El catalán, el riojano y el uruguayo se quedaron a las puertas del salto de categoría, el algecireño no disputó ningún minuto en el Castilla y el sanluqueño logró ascender con el Albacete

Lapeña conduce el esférico ante Kike Márquez durante el Dépor - Albacete del play off de la 2021-2022.

Lapeña conduce el esférico ante Kike Márquez durante el Dépor - Albacete del play off de la 2021-2022. / CARLOS PARDELLAS / LA OPINIÓN DE A CORUÑA

Miguel Heredia

Miguel Heredia

Cinco historias, cinco protagonistas, dos posibles desenlaces. El camino en la fase de ascenso que ahora comienza para el Córdoba CF será un sendero conocido para alguno de sus integrantes, jugadores de tablas y peso en la categoría que reciben la inminente cita frente a la Ponferradina en El Toralín de este domingo (17.00 horas, Canal Sur y FEF TV) casi a caballo entre las buenas sensaciones y ambición en clave blanquiverde, que llegan al alza, y la experiencia y conocimiento de etapas pasadas. No será un terreno extraño el itinerario por la promoción en Primera Federación, de esta forma, ni para Carracedo, Kuki Zalazar, Adri Lapeña, Álvaro Leiva ni Kike Márquez, que en coyunturas diferentes acabaron defendiendo los intereses del Linares, el Deportivo de la Coruña, el Castilla y el Albacete, respectivamente, y que en la actualidad llegan con la lección aprendida en busca de un desenlace adecuado bajo la tutela de Iván Ania, donde el único broche concebible es el regreso al fútbol profesional al cierre del curso. 

Carracedo, a las puertas con el Linares

Apalabró su pase del Municipal de Linarejos a El Arcángel con cierta premura -aún con la competición en curso-, aunque acabó a la orilla de Segunda División tras un año fulgurante en las filas del cuadro azulillo, donde despuntó sobremanera para labrarse su regreso al Córdoba CF -al primer equipo, eso sí- en su debut estelar dentro del reformado formato de la categoría de bronce. La campaña 2021-2022 de Christian Carracedo a las órdenes de Alberto González -y cuatro jornadas con Sandroni- se antoja como uno de los capítulos más exitosos de la carrera del hospitalense, colocado como uno de los nombres de moda de la división por aquellas fechas, capital en la clasificación del club linarense a la fase de promoción y, a su vez, con números más que destacados en la parcela individual, donde el atacante tuvo tiempo para sumar 1.751 minutos en pista, con cinco tantos y seis asistencias como balance.

Se le amargó el cierre del ejercicio, no obstante, con un choque tan ilusionante como complejo que acabó traducido en castigo ante el Deportivo de la Coruña. La primera ronda por catapultarse a Segunda División, disputada a partido único y con Riazor como sede -determinada como una de ellas tras la pandemia, todas en Galicia-, se saldó con un sonrojante 4-0 a favor del combinado gallego. Disputó un total de 67 minutos Carracedo, aunque la eliminatoria se resolvió por la vía rápida tras una segunda mitad arrolladora de los locales, también con la firma definida del ex blanquiverde Alberto Quiles, autor de dos de los cuatro tantos. De ahí consiguió el bloque dirigido por Borja Jiménez su billete a la final por el ascenso, donde se encontró con un Albacete, precisamente con Kike Márquez en sus filas, que más tarde acabó llevándose el gato al agua.

Christian Carracedo, a la derecha, durante un encuentro con el Linares Deportivo hace dos temporadas.

Christian Carracedo, a la derecha, durante un encuentro con el Linares Deportivo hace dos temporadas. / CHRISTIAN CARRACEDO / LINARES DEPORTIVO

Kike Márquez, el único ascenso

Protagonista del relato anterior, también del suyo propio, el actual capitán cordobesista es el único del reducido elenco de futbolistas con experiencia en las fases de promoción en Primera Federación que presume de haber logrado su propósito, tras su paso por un Albacete que logró recuperar un sitio en el profesionalismo tumbando al Dépor en territorio hostil. El campeonato regular fue extraño para el sanluqueño, no obstante, que cambió la casaca del extinto Extremadura, desaparecido con la Liga en curso, para enfundarse la elástica de un conjunto albaceteño al que abanderó con goles y desparpajo en su andadura de vuelta a la división de plata. En el grueso de la campaña disputó 33 encuentros, repartidos entre su estancia en Almendralejo y el Carlos Belmonte, con los que conjuntamente consiguió colocarse con la friolera de 11 tantos en su cuenta y cuatro asistencias, hasta el punto de ser uno de los máximos goleadores de la temporada 2021-2022.

El itinerario en el play off para los albaceteños dejó un primer volumen vibrante ante el Rayo de Majadahonda en Balaídos, donde los manchegos consiguieron imponerse en el último tramo por 2-1. Aquel día el gaditano no disputó ningún minuto por decisión técnica, casi igual que el ex blanquiverde Alberto Jiménez -ahora campeón con el Castellón-, que solo participó durante siete minutos en el tramo final del partido. Fue más dulce el siguiente cruce, ante el Dépor en Riazor, en el que el de Sanlúcar de Barrameda fue titular y con un papel de trascendencia. Cuajó unos buenos 89 minutos Márquez, titular de inicio e importante activo en la gestación del tanto del empate -adelantó Soriano a los coruñeses-, obra de precisamente Alberto García a balón parado, a pase de Fuster. Hasta la prórroga no se deshizo el entuerto, con el postrero gol de Jordi Sánchez de cabeza para dejar adjudicado el ascenso en favor del Albacete.

Kike Márquez presiona a Bergantiños durante el cruce de play off con el Albacete.

Kike Márquez presiona a Bergantiños durante el cruce de play off con el Albacete. / CARLOS PARDELLAS / LA OPINIÓN DE A CORUÑA

Kuki Zalazar, la cara amarga

Más compleja se presume la situación del mediapunta hispano-uruguayo, que durante su periplo en tierras coruñesas en la pasada campaña, portando el escudo del Deportivo de la Coruña -común denominador en cuatro de las cinco experiencias-, no dio con la tecla. Recaló de superior categoría del futbolista criado en Málaga, cambiando los colores de la Ponferradina, ahora rival cordobesista, por los de un cuadro que en Riazor disfrutó de la calidad del de Montevideo con cuentagotas. Apenas 48 minutos disputó en su última etapa en El Bierzo, más otros 652 a lo largo de su período con los blanquiazules, entre los que tuvo tiempo para apuntarse dos tantos, dos asistencias, cinco titularidades y un total de 28 partidos jugados.

De lleno en la fase de promoción, la del ejercicio 2022-2023, Zalazar tampoco dispuso de excesivas oportunidades. Cayó el conjunto gallego en la primera ronda ante el Castellón, con gol del internacional con España sub-16 y sub-17 en la vuelta -saltó desde el banquillo-, que se dejó resuelta por 4-3 para los orelluts. Sí se impuso el Dépor en el cruce de la ida, por 1-0, aunque finalmente el factor clasificación acabó amparando los intereses del equipo castellonense, mejor posicionado a lo largo del calendario regular. Más tarde, el Alcorcón negó el ascenso a los de Castalia. 

Kuki Zalazar, a la derecha, durante una sesión de trabajo con el Deportivo de la Coruña.

Kuki Zalazar, a la derecha, durante una sesión de trabajo con el Deportivo de la Coruña. / CARLOS PARDELLAS / LA OPINIÓN DE A CORUÑA

Doble revés para Lapeña

Cierra el círculo, también en lo relativo a la clave deportivista, otra de las piezas más destacadas del entramado diseñado por Iván Ania a lo largo del presente campeonato. Dos campañas estuvo el riojano portando la casaca del Deportivo de la Coruña, justo después de finiquitar su paso por el Castellón, con el que descendió a Primera RFEF. En Riazor, Lapeña cuajó una gran temporada de estreno. Jugó todo, y a gran nivel, el central, con la friolera de 3.100 minutos sumados en la cancha, así como cuatro goles. Participó en la victoria por 4-0 ante el Linares de Carracedo, como titular, al igual que en el cruce frente al Albacete, también de inicio, en el que cedió frente a Kike Márquez en el pulso por recobrar la categoría profesional. 

Un año más tarde, su segundo en tierras gallegas, contó con un rol algo más discreto, si bien de peso. Por entonces puso su firma a 2.100 minutos de participación, sin goles. Igualmente fue parte de las convocatorias durante la andadura en el posterior play off, aunque esta vez sin incidencia en el campo, después de no vestirse de corto ni en el cruce inicial en Riazor (1-0) ante los catellonenses ni en la vuelta fechas más tarde (4-3), en la que sí pudo aportar su diana Zalazar durante consecuente la prórroga.

Kike Márquez, a la izquierda de la imagen, coincide con Lapeña, en el sector derecho, durante el Déportivo de la Coruña - Albacete del play off.

Kike Márquez, a la izquierda de la imagen, coincide con Lapeña, en el sector derecho, durante el Déportivo de la Coruña - Albacete del play off. / CARLOS PARDELLAS / LA OPINIÓN DE A CORUÑA

Álvaro Leiva, la mención

Sin incidencia ni contribución real, en el expediente de Álvaro Leiva, uno de los fichajes invernales del Córdoba CF esta campaña, reluce también la clasificación a una fase de ascenso, concretamente a la del pasado año, el 2022-2023, en el que el algecireño consiguió el pasaje de la mano del Real Madrid Castilla de Raúl González Blanco, equipo todavía propietario de sus derechos y que optó por cederlo a los de El Arcángel en enero. Vestido de blanco, eso sí, para Leiva no fue un curso sencillo. Apenas dispuso de 72 minutos en la Liga regular el extremo o mediapunta, sin goles ni asistencias en su haber. Ya en plena empresa por el ascenso, no se encontró presente ni convocado en la ida ante el Barcelona B (4-2), aunque sí en la lista de la remontada merengue en el Alfredo Di Stéfano (3-0), sin minutos. 

Tampoco dispuso de oportunidades en el primer cruce ante el Eldense, que acabó en empate en Valdebebas (1-1) en la final del play off,  así como en la vuelta, en la que el combinado valenciano logró imponerse por el factor posicionamiento, pese a haber empatado de nuevo (3-3), para colocarse en Segunda División por primera vez en su historia.

Álvaro Leiva persigue el esférico durante un choque con el Real Madrid Castilla.

Álvaro Leiva persigue el esférico durante un choque con el Real Madrid Castilla. / ÁLVARO LEIVA / REAL MADRID CASTILLA

Suscríbete para seguir leyendo